Los conductores madrileños conocen mejor los límites de velocidad pero los respetan menos que en otros regiones

Actualizado 18/06/2008 22:24:14 CET

El 34% de los automovilistas de la región se opone a estos umbrales y el 37% pide libertad de velocidad en autopistas

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los conductores madrileños conocen mejor los límites de velocidad que el resto de los españoles, pero los sobrepasan con más frecuencia y no valoran su riesgo, según una encuesta de II Estudio de la empresa aseguradora ARAG.

Así, el 34 por ciento de los automovilistas madrileños, frente al 24 por ciento de la media nacional, está en desacuerdo con los límites de velocidad y otorgan una puntuación media de incumplimiento de 3 puntos sobre 10, frente a los 2'4 sobre 10 de media en las demás comunidades.

Los madrileños reconocen correr más de lo permitido en autopistas y autovías, donde se ponen una nota de un 4 sobre 10, seguido de carreteras convencionales --un 2'8 sobre 10-- y cascos urbanos --un 2'3 sobre 10--.

Respecto a la posibilidad de no imponer límites de velocidad en autopista, un 37'4 por ciento de los conductores es favorable a la media nueve puntos más que la media nacional. No obstante, los automovilistas de la región tienen un mayor conocimiento de los límites de velocidad que el resto de españoles. Por ejemplo, un 51'5 por ciento de ellos, frente al 36 por ciento de media en el resto de comunidades, sabe que el límite máximo genérico de velocidad en carreteras convencionales estrechas es de 90 kilómetros por hora.

"Pese a que los madrileños perciben la velocidad como un factor peligroso a la hora de ponerse al volante, no lo hacen de la misma forma que el resto de conductores del país, pues le dan a este factor una puntuación de 7'82 puntos frente a los 8'28 de media en el resto de España", señala el estudio de ARAG.

Algunos de los motivos que aducen los conductores madrileños para cometer excesos de velocidad son valorados con más intensidad que por el resto de automovilistas españoles, por lo que se puede el informe afirma que influyen en su comportamiento "de manera más profunda".

De este modo, el hecho de tener un vehículo potente que permite circular a velocidad elevada con seguridad ha sido valorado con un 1'99 frente al 1'61 nacional; que las carreteras actuales permitan correr con más seguridad recibió 3'27 puntos frente a 2'53 o que los límites que marcan las señales no se adaptan a las condiciones de circulación fue valorado por los madrileños con un 3'30, frente a 2'87 de la media española. Por otro lado, un porcentaje menor de madrileños considera que quienes exceden los límites de velocidad lo hacen por necesidad -- un 7'6 frente a 11'6 por ciento).

Por último, los automovilistas de la región valoraron de forma más negativa que el resto de sus compatriotas el Plan de Radares Fijos, pues creen en menor medida que su objetivo sea reducir accidente, mejorar la fluidez del tráfico o reducir el número de infracciones.