Congreso PP.-La ponencia de servicios públicos defiende libertad de elección, balanza fiscal personal y cartas de servicios

Actualizado 06/09/2008 17:35:20 CET

Propone la supresión de los trámites de autorización previos al inicio de las actividades profesionales o empresariales

MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Partido Popular (PP) de Madrid defiende extender la libertad de elección "a todos los servicios públicos en los que sea posible" en la ponencia 'Servicios Públicos de Calidad para Todos' elaborada por el secretario de Comunicación de la formación política y consejero de Sanidad, Juan José Güemes; el alcalde de Parla, Ginés López; y la alcaldesa de Pinto, Miriam Rabaneda, que se debatirá en el XIV Congreso Regional, que tendrá lugar los días 19 y 20 de septiembre.

El escrito propone también gobernar con humildad y austeridad y promover la capacidad de crítica entre los ciudadanos a la hora de valorar lo público, es decir, lo que reciben a cambio de lo que pagan los madrileños. Concretamente, los ponentes defendieron la elaboración y publicación de las balanzas fiscales personales, es decir, de la estimación, aunque sea a nivel agregado, del nivel de renta a partir de cual un ciudadano paga más impuestos de lo que recibe de la Administración a la que paga. "Creemos que no se trata de cuestionar la solidaridad, pero sí de fomentar ese espíritu crítico, porque es el mejor aliado de cualquier gobierno", apuntó.

Asimismo, el PP de Madrid propuso indicadores de calidad transparentes y comprensibles para los ciudadanos en los hospitales, colegios, institutos, universidades y todos los servicios financiados por el contribuyente porque "es la base sobre la que tienen que fundar la libertad de elección".

"Cada Gobierno se tiene que comprometer con los ciudadanos a través de cartas de servicios sobre qué pueden esperar de cada servicio público. Incluso, proponemos que en aquellos servicios donde el usuario paga un precio, como el transporte público, tenga derecho a devolución del dinero si no cumple con los compromisos establecidos en esa carta", indicó el consejero de Sanidad.

Para el PP de Madrid, la libertad de elección del usuario no sólo proporciona más calidad y eficiencia, sino que "fortalece la democracia y la capacidad de los ciudadanos de participar activamente en la decisión de los servicios que quiere en cada momento".

En este sentido, el texto hace referencia en concreto a aquellos servicios que satisfacen necesidades privadas, como son la Sanidad, la Educación y la Atención a Personas Dependientes. Así, propone una libertad de elección basada en la transparencia y la competitividad, "donde los usuarios tengan toda la información necesaria para tomar una decisión fundada, donde las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones tengan un papel fundamental en la información sobre los servicios públicos, y donde los gobiernos garanticen un marco competitivo a los usuarios".

SERVICIOS PÚBLICOS E IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

El secretario de Comunicación del PP madrileño aseguró que la ponencia defiende la libertad, que se concreta en la capacidad de elegir al médico, centro sanitario y el colegio de los niños. Además, señaló que la primera y más importante de las políticas sociales es el empleo, "esencial para el desarrollo personal y la política sobre la que se sustentan el resto de las políticas sociales", por lo que apostó por crear las condiciones para crecer y crear empleo "para sentar las bases de una sociedad más justa y solidaria".

"No nos conformamos con crecer, sino que ese crecimiento llegue a todos a través de políticas como la Educación, Sanidad y atención a quienes más lo necesitan. La talla moral de una sociedad se mide por apoyar a estos últimos", dijo.

En ese punto, Güemes manifestó que lo público tiene dueño, "que son los ciudadanos" y por eso obliga a los gobernantes a gestionar esos recursos que provienen de los impuestos "con la máxima calidad y eficiencia, tratando siempre de hacer más con menos".

Para los 'populares' madrileños, los ciudadanos son el mejor ejemplo para cualquier Gobierno, por lo que demandó la aplicación de las normas que imperan en la vida cotidiana a la gestión de los servicios públicos. El PP de Madrid cree necesario que los mecanismos de financiación de los servicios públicos se diseñen de tal forma que "garanticen la equidad y la igualdad en el acceso a los servicios y que, al mismo tiempo, estimulen la competencia". Por otra parte, la ponencia propone también gobernar desde la humildad y austeridad; promover la capacidad crítica de los usuarios a la hora de valorar lo público.

"Tenemos que ser capaces de descentralizar la atención a la ciudadanía para estar más cercana a ella y eso pasa también por descentralización de las grandes ciudades hacia los distritos y otras devolver competencias propias de los Ayuntamientos, como el tratamiento de residuos, gestionadas ahora por la Comunidad", afirmó.

TERCERA OLA DE MODERNIZACIÓN DEL SECTOR PÚBLICO

Por otro lado, la ponencia propone impulsar la tercera ola de modernización del sector público que respete la titularidad pública de los servicios e impulse la competencia, "reforzando en paralelo las facultades de supervisión y control de los gobiernos". Todo ello, en el ámbito de las competencias de las Comunidades y Ayuntamientos.

Asimismo, los ponentes apuesta por que se ofrezca a los usuarios información transparente sobre los centros sanitarios; y profundiza en la transformación de un modelo de financiación-prestación, por otro en el que prime la separación de compradores y prestadores de servicios sanitarios.

En materia de Educación, el PP de Madrid propone la inclusión de los centros educativos concertados en la Red de Centros Bilingües de la Comunidad de Madrid; la extensión del modelo cheque-guardería a todos los niveles educativos, incluida la formación profesional y la universitaria, mediante cheques-formación y becas universitarias; y la extensión de las pruebas de evaluación de conocimientos y publicación de resultados, "para que los padres tengan una información completa a la hora de elegir el colegio de sus hijos".

Además, los populares madrileños defienden una mayor colaboración público-privada en la gestión y financiación de infraestructuras, "ante la ineficiencia en la gestión"; y demandan al Gobierno de la Nación que su aportación económica en el Consorcio Regional de Transportes sea acorde con la capitalidad y relevancia de Madrid.

"La nueva ola de modernización debe estar basada en la participación permanente de los ciudadanos en la gestión de lo público a través de la libertad de elección y de empresas, individuos, ONG, en la gestión de lo que es suyo en estrecha colaboración con los Gobiernos, que deben concentrarse en las tareas que le son propias y que son indelegables", agregó Güemes.

COMPROMISO Y CONFIANZA

Por otro lado, el PP de Madrid propone en la ponencia que los gobiernos deben actuar "confiando en la sociedad y en que los ciudadanos cumplan con el ordenamiento jurídico en el ejercicio de sus responsabilidades". Así, quieren que los ciudadanos se sometan voluntariamente a la certificación del cumplimiento de la normativa, realizada por entidades certificadoras independientes debidamente acreditadas por la administración.

Igualmente, proponen eliminar progresivamente el silencio administrativo negativo, y generalización del silencio positivo como "medio idóneo para la protección de los derechos legítimos de los ciudadanos ante la inactividad de la administración".

Finalmente, el Partido Popular de Madrid defiende una gestión de los Servicios Públicos basada en cinco principios: libertad de elección, competencia, transparencia, equidad y eficiencia. "La competencia exige una pluralidad de prestadores de servicio públicos, entre las diferentes unidades dentro del sector público y también de aquellas que puedan hacerlo en el sector privado prestadores de servicios públicos", concluyó Güemes.