El Gobierno regional compra un 4% más de dosis para la nueva campaña contra la bronquiolitis en bebés por 11,3 millones

Archivo - Imgen de recurso de un bebé en el pediatra.
Archivo - Imgen de recurso de un bebé en el pediatra. - SDOMINICK/ISTOCK - Archivo
Publicado: miércoles, 12 junio 2024 13:58

TORREJÓN DE ARDOZ, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comunidad de Madrid comprará 52.000 dosis para la segunda campaña de inmunización a bebés frente al virus respiratorio sincitial (VRS) causante de la bronquiolitis, lo que supone un 4% más que el pasado año con una inversión de 11,3 millones de euros.

Según ha explicado el portavoz del Ejecutivo autonómico y consejero de Presidencia, Justicia y Administración Local, Miguel Ángel García, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno que se ha celebrado este miércoles de forma excepcional en Torrejón de Ardoz.

Esta provisión del fármaco, monodosis y que se aplica mediante inyección intramuscular, se administrará a partir del próximo otoño, que es cuando comienza a circular este microorganismo. Los destinatarios son, principalmente, los lactantes con edad inferior a seis meses, los prematuros que no hayan alcanzado aún los 12 y los menores de dos años con condiciones de riesgo.

El Ejecutivo autonómico decidió el año pasado añadir esta protección en la cartera de servicios de la sanidad pública regional. Así, entre octubre de 2023 y marzo de 2024, se llegó a una cobertura del 87% de la población diana.

Los resultados de la iniciativa de la Comunidad de Madrid arrojaron "un gran éxito", ya que, comparándolos con los de la temporada otoño-invierno anterior, los casos de infecciones producidas por VRS disminuyeron un 65%, mientras que se produjo un descenso superior al 90% en los ingresos en hospitales de pacientes de menos de un año.

El VRS, que se difunde con mayor frecuencia en los meses más fríos del año, es la principal causa de infecciones en vías respiratorias en edades muy tempranas, especialmente bronquiolitis y neumonía.

Tradicionalmente han supuesto un importante número de consultas médicas, tanto en Atención Primaria como en los servicios de urgencias, y es uno de los motivos más recurrentes de ingreso hospitalario y en las unidades de cuidados intensivos.