Un hijo exculpa a su padre del cultivo y distribución de marihuana y asegura que eran para "consumo propio"

Audiencia Provincial de la Comunidad de Madrid, sala de vistas, sala de juicios
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2017 13:13:04 CET

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Javier A.S., que se enfrenta a cinco años de cárcel por dedicarse presuntamente a cultivar marihuana y distribuirla, ha negado la responsabilidad de su padre en los hechos, y ha señalado que la droga que se encontró en su domicilio, entre ellas 141 gramos de marihuana y 570 de cannabis, eran para "consumo propio".

Este acusado y su padre, Honorario Javier, se enfrentan cada uno a cinco años de cárcel por un delito contra la salud pública, en su modalidad de sustancias que causan grave daño, mientras que su novia, Marta R.T., se enfrenta a dos años porque "no ha quedado probado que participara en el cultivo de la marihuana sino sólo en su distribución".

Durante la vista oral del juicio, celebrada este viernes en la Sección 29 de la Audiencia Provincial de Madrid, Javier ha detallado que consume marihuana desde los 15 años y que ha sido adicto al cristal, cocaína, hachís y MDMA, por las que se encuentra aún en proceso de desintoxicación.

Pese a ello, ha señalado desconocer la procedencia de los 18,26 gramos de MDMA encontrados en su domicilio durante la redada, y ha absuelto de responsabilidad a su novia, a la que encontraron dos bolsas de hachís y 1.040 euros dentro de su bolso. "La droga se la introduje yo", ha asegurado.

Por su parte, Honorario Javier ha negado tener algo que ver con el cultivo de marihuana, y ha asegurado que, de hecho, le pidió en varias ocasiones que se deshiciera de las plantas, extremo confirmado por su hijo. Además, ha afirmado que no se llevaba bien con él y que discutían en "muchas ocasiones".

Sin embargo, la versión de los policías nacionales que realizaron la intervención contradice a la de los acusados. Los agentes han explicado que se personaron en el domicilio con una orden judicial tras la llamada de la hermana de Javier. Ésta poseía una orden de alojamiento contra su hermano y se sentía amenazada por su presencia y el cultivo que llevaba a cabo.

Una vez allí, han negado a su vez que realizaran ningún tipo de intervención con respecto a las plantas. "Únicamente fuimos a proteger la integridad de la víctima y a controlar que no se ocultara la plantación", ha dicho uno de los agentes que ha declarado como testigo en la vista. Al mismo tiempo, ha contradicho lo declarado por el padre cuando aseguraba que no tenía acceso a la sala del cultivo porque tenía una llave: "Nos abrió la puerta tranquilamente".

La Fiscalía sostiene que padre e hijo cultivaban marihuana en su domicilio para su posterior distribución a terceras personas en forma de resina de cannabis. Del mismo modo afirma que "ambos disponían de los correspondientes utensilios para el cultivo de la marihuana y para su transformación en resina de cannabis".

Con ocasión de la entrada y registro en su domicilio el 31 de julio de 2016 en virtud de un auto judicial, se aprehendieron 570 gramos de resina de cannabis, con un valor en el mercado ilícito de 3.600 euros, así como 141 gramos de marihuana, con un valor si se destinase a su venta de 712 euros y 18,26 gramos de metilendioxmetilanfetamina (MDMA).