Manos Limpias presenta una queja ante el Defensor del Pueblo contra la escombrera de Perales del Río

Actualizado 30/01/2008 19:59:05 CET
Actualizado 30/01/2008 19:59:05 CET

Manos Limpias presenta una queja ante el Defensor del Pueblo contra la escombrera de Perales del Río

Asegura que un responsable regional es consejero delegado de la empresa PEYBER, que tiene un 37,5% del capital social de la planta

MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El sindicato de funcionarios públicos Manos Limpias ha presentado una queja ante el Defensor del Pueblo contra los permisos ofrecidos por el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid para la instalación de una escombrera en el barrio Perales de Río, en el distrito de Villaverde.

Por ello, la queja apunta la responsabilidad de la responsable de Urbanismo del Ayuntamiento, Pilar Martínez, y del director general de Calidad Medioambiental de la Comunidad, Ricardo Díaz Bermejo, que además es consejero delegado del Grupo Peyber, propietario del 37,5% del capital social del Centro de Tratamiento de Inertes SL que está desarrollando las obras en la planta.

La organización indica que esta instalación puede afectar a la salud y la calidad de vida de los ciudadanos de la zona, y vulnera el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas de la Comunidad de Madrid, según el cual, este tipo de instalaciones sólo podrán emplazarse a una distancia de 2.000 metros del núcleo urbano más próximo.

Se da el caso además que Manos Limpias tiene presentada una querella criminal ante el Juzgado 4 de Illescas contra PEYBER por la adjudicación que considera ilegal de un campo de golf "en connivencia del alcalde y Jesús María Gallego, aparejador de ese consistorio en situación de excedencia y dueño fundador de PEYBER".

El sindicato apunta que el 28 de mayo de 2008 Centro de TRatamiento de Internes SL comenzó las obras sin informar a los vecinos colindantes de la instalación de una actividad molesta e insalubre.

De ubicarse definitivamente dicha planta, según Manos Limpias, tendrá capacidad para triturar unas 100.000 toneladas de escombros al año, 13.000 toneladas de residuos peligrosos al año, y generará unos niveles de ruido superiores a los 90 decibelios, así como un trasiego de entre 200 y 300 camiones de alto tonelaje por la zona.

La queja señala que la planta de triturado de escombros está situada a 200 metros de las viveindas de Peraes del Río, pedanía del Ayuntamiento de Getafe, en la que viven 7.000 personas, a 150 metros de un colegio y a 20 metros de un poblablo chabolista en el que viven 200 personas.