Actualizado 19/06/2014 16:02 CET

Retenido en Malasaña un grupo "bastante importante" del 15M

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La Policía Nacional ha retenido en el barrio de Malasaña a un grupo "bastante importante" de miembros del 15M que intentaba acceder al recorrido de los nuevos reyes al salir del Congreso de los Diputados rumbo a la Plaza de Oriente con motivo de la proclamación de Felipe VI.

   A consecuencia de episodios como este la Policía Nacional ha detenido a tres personas acusadas de desobediencia y resistencia a la autoridad, según han informado a Europa Press fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

   Aunque a primera hora no se había registrado incidente alguno con las banderas republicanas, después de que la Policía hubiera advertido de que no se iba a permitir la exhibición de elementos republicanos en el recorrido, a medida que ha ido avanzando la mañana, se han producido pequeños incidentes aislados.

    En su cuenta de la red social Twitter, @acampadasol ha denunciado los hechos en un tuit que lleva el hahstag #FelipeVIL que han utilizado para "recopilar abusos" de este tipo.

   Asimismo, en otro tuit instan a aquellas personas que sufran "abusos o identificaciones arbitrarias" a que los reporten al abogado de guardia de @LegalSol.

   Varios ciudadanos, ubicados en la Gran Vía, donde se ha podido ver a uno de ellos retenido y esposado, se han quejado de que no les dejaran pasar por ir, por ejemplo, con un fular hecho con tres pañuelos con los colores de la bandera republicana.

   En concreto, agentes de Policía Nacional que vigilaban el recorrido de los Reyes desde el Congreso hasta el Palacio Real se han llevado esposado a un varón que formaba parte de un grupo de personas de avanzada edad que han gritado "¡Viva la República!" una vez pasada la comitiva real.

   Según ha podido comprobar Europa Press, un grupo de señores y señoras mayores que esperaban el coche de Felipe VI en la Gran Vía, en la esquina con la calle de la Salud, ha gritado "¡Viva la República!" una vez pasada la comitiva.

   Enseguida han acudido agentes de Policía, que les han rodeado, y poco después se han llevado un varón esposado. Ante las protestas de su esposa, que gritaba diciendo que no podían llevárselo porque necesitaba medicación, finalmente la Policía le ha permitido acompañarle.

   Tras marcharse los agentes, otro grupo de personas ha increpado a los republicanos, emplazándoles a manifestarse "en la Casa de Campo" y diciéndoles que sólo estaban molestos porque no les han permitido manifestarse hoy. Entre ambos grupos se han vivido momentos de tensión, pero finalmente no ha habido más consecuencias.

   Algunos llevaban camisetas con la bandera republicana y en apoyo a dos jóvenes que fueron retenidos tras los altercados de la Marcha de la Dignidad, y que ya están en libertad.