Economía/Motor.- El Gobierno estadounidense, dispuesto a acelerar los créditos para la industria del automóvil

Actualizado 11/11/2008 20:15:04 CET

WASHINGTON, 11 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos manifestó hoy que está dispuesto a aceptar diferentes propuestas por parte del Congreso para acelerar la concesión de líneas de crédito para la industria automovilística del país, según declaraciones del portavoz de la Casa Blanca, Tony Fratto, que recoge el diario 'International Herald Tribune'.

El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, durante la reunión mantenida ayer con Bush, solicitó la puesta en marcha de medidas de urgencia para apoyar al sector de la automoción y resaltó que estas medidas de ayuda, tanto a largo como a corto plazo, servirán para asegurar el futuro del sector y para fomentar su transformación hacia tecnologías más respetuosas con el medio ambiente.

En este sentido, Fratto explicó que el Gobierno estadounidense "están abierto a nuevas ideas" por parte del Congreso para acelerar la utilización de los fondos "que ya han sido recogidos en el programa de financiación de la industria de la automoción".

Asimismo, el portavoz de la Casa Blanca manifestó que estas líneas de créditos 'blandos' se destinarán a los fabricantes de automóviles de Estados Unidos que demuestren una viabilidad y que garanticen una fuerte protección para los contribuyentes.

De esta forma, la llegada del nuevo presidente de Estados Unidos no supone la eliminación de los fondos por importe de 25.000 millones de dólares (19.685 millones de euros al cambio actual) que se destinarán a líneas de financiación con unas condiciones ventajosas para que los fabricantes de automóviles del país lleven a cabo la adaptación de sus plantas a nuevos vehículos más eficientes y puedan, de esta manera, afrontar la reducción de ventas y la crisis económica.

Barack Obama, durante su primera conferencia de prensa después de ser elegido nuevo presidente de Estados Unidos, puso de manifiesto la importancia de la industria de la automoción para su país y la calificó como "la columna vertebral" de la producción americana.