Economía/Motor.- Nissan condiciona la reducción del ERE de Barcelona a abrir la fábrica 250 días al año

Actualizado 17/01/2008 21:28:49 CET

BARCELONA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El consejero director general de Nissan Motor Ibérica, José Vicente de los Mozos, afirmó hoy que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 450 trabajadores en su fábrica de Barcelona "podría ser menor si los sindicatos aceptaran abrir 250 días al año", frente a los 225 actuales.

De los Mozos aseguró que si la fábrica abriese más días cumpliría los planes de producir 97.500 unidades de la furgoneta X-83 (comercializada bajo los modelos Primastar, Trafic y Vivaro) en los próximos tres años y compensaría en parte la reducción de producción de los modelos Pathfinder y Navara prevista a partir de abril, con un turno de trabajo menos.

En rueda de prensa tras una reunión con los sindicatos, en la que se acordó la prórroga del convenio durante un año más, De los Mozos rechazó aplicar un plan de prejubilaciones para paliar el ERE por considerar que "no existe reestructuración que lo justifique, sino que el problema de Nissan es de flexibilidad".

Ante el anuncio sindical de movilizaciones para enero y febrero --que incluyen concentraciones y paros productivos de una hora--, advirtió que éstas "irán en contra del plan de bajas voluntarias" y consideró "prematuro" especular sobre el resultado final del plan con tan pocos días de vigencia.

"Cada uno es responsable de sus actos", manifestó, pero añadió que este es un momento para tirar todos "en la misma dirección" y recordó que el plazo para que se presenten solicitudes de baja finaliza el 8 de febrero. "Hay que dar tiempo a los trabajadores porque es una decisión importante", insistió.

Además de este plan "enfocado sobre todo a los jóvenes" como paso previo a la presentación del ERE, De los Mozos reconoció que Nissan estudia posibles inversiones para aumentar la producción diaria del modelo X-83 ante la imposibilidad de modificar el calendario laboral. Sin embargo, confesó que se trata de un objetivo "muy difícil" de alcanzar.

Por el contrario, el consejero director general de la automovilística nipona en España manifestó que un plan de prejubilaciones "no puede contemplarse" en una plantilla catalana con 34 años de edad media. "La aplicación de prejubilaciones me obliga a quemar una herramienta como el Plan Relevo que puede ser útil ante eventuales necesidades futuras de reestructuración", valoró.

SEÑALES NEGATIVAS HACIA TOKIO.

De los Mozos insistió en que no entendía la postura de los sindicatos contraria a modificar el calendario laboral y advirtió que la continuidad de los 225 días de actividad en lugar de los 250 (que incluirían sábados que, hoy por hoy, no se harán) "ha dado señales negativas hacia la multinacional el Tokio".

"No es una amenaza, pero la imagen que se intuye es que todo lo que entra en Barcelona --de producción-- no se puede sacar, y esa visión es mala", puntualizó. Así, consideró que esta impresión poco favorable aumentaría si se optara por las prejubilaciones.

El responsable de Nissan en España reconoció que este gesto negativo hacia Tokio "hoy no es determinante", pero añadió que en el futuro "ya veremos", e insistió en la necesidad de la planta de Barcelona de continuar siendo competitiva "con la necesaria reducción del 12% en el coste final" que anunciaron ya hace unos meses.

"Jugamos a un juego internacional, en el que Barcelona debe ganar a fábricas hermanas para atraer inversión", lo cual pasa por ser "más baratos", concluyó.

NO HAY CRISIS Y SE MANTIENE LA INVERSIÓN.

De los Mozos insistió en que la situación que atraviesa Nissan en la capital catalana "no es una crisis", sino un "problema de coyuntura" que debe solucionarse con la reducción de la plantilla que marca el ERE.

Así, lejos de "crear alarma social", recordó que Nissan "mantiene su compromiso de invertir 200 millones de euros en los próximos tres años", puesto que es una fábrica "bien considerada" y que fabrica el vehículo "con mayor valor añadido" producido en España, el Pathfinder.