29 de marzo de 2020
 
Actualizado 14/11/2008 16:21:29 CET

Innova.- Iberdrola sustituye un centro de transformación en Fuente Álamo para mejorar su distribución eléctrica

MURCIA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La compañía eléctrica Iberdrola ha desmontado y demolido un centro de transformación con estructura de tipo torre ubicado en el puente del municipio de Fuente Álamo (Murcia), que sustituyó por un moderno centro de transformación compacto y de reducido tamaño que integró urbanísticamente en la avenida de Carrascoy con la intención de mejorar sus instalaciones de distribución eléctrica.

El centro de transformación que eliminó "tenía mucho cableado exterior, en concreto una línea eléctrica de media tensión y varias de baja tensión, que alimentaban a varios edificios colindantes", según informaron fuentes de la compañía en un comunicado.

La actuación consistió en la demolición total de la torre y los herrajes viejos y el soterramiento del cableado. Paralelamente, Iberdrola construyó el nuevo centro de transformación dotado con equipos de última generación y cuya potencia instalada es de 630 kilovoltio amperios.

El nuevo centro de transformación suministra energía eléctrica a más de 700 clientes de Iberdrola en el centro de Fuente Álamo, entre otros, a los que residen en la avenida de Carrascoy, las calles de Rosalía de Castro, Salvador de Madariaga, Pablo Neruda, Rafael Alberti, Vicente Aleixandre, Luis Cernuda, Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Cayetano Buendía, Cuadrillas de Pascua y del Mercado, o las avenidas de los Reyes de España y Murcia.

Lo más leído

  1. 1

    Muere la madre de Antonio Montero

  2. 2

    Los trabajadores de actividades no esenciales no podrán ir a trabajar en dos semanas pero no perderán el salario

  3. 3

    Irene Montero vuelve a dar positivo en la prueba del Covid-19 tras haber pasado la cuarentena

  4. 4

    Adara, destrozada tras su ruptura con Gianmarco: "Me siento como si me hubieran pegado una paliza"

  5. 5

    Fallece el jefe del GAR, unidad de élite de la Guardia Civil, víctima del Covid-19