Un artículo de la revista 'Andelma' revela la influencia en Cieza de la lengua catalana sobre el habla murciana

Actualizado 20/06/2008 13:04:34 CET

MURCIA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un artículo del número 16 de la revista 'Andelma', escrito por José Luis Tudela bajo el título 'El plus bell catalanesc del món', revela la influencia en Cieza de la lengua catalana sobre el habla murciana.

Así, la preferencia de los ciezanos por el empleo de vocablos tan comunes como olivas, tápenas y bajocas frente a aceitunas, alcaparras y judías verdes, y de giros sintácticos tan usuales como "está ca su abuela", "me he punchao con el rosal" o "me voy a majencar el bancal" es parte de la herencia de la lengua catalana traída por los repobladores del Reino de Aragón durante los siglos XII, XIII y XIV.

De hecho, hasta algunos topónimos de lugares ciezanos como La Horta son de claro origen catalán. Otra de sus reminiscencias se encuentra en los apellidos de muchos vecinos de Cieza: Ferrer, Barceló, Albert, Belló, Juliá, Capdevila, Fortún, Puche, Guardiola y Baldrich, entre otros.

Y es que, a juicio del autor de este estudio, hay vocablos que "recogen interferencias fónicas del catalán", pero también "se conservan giros tan característicos como la preposición ca dentro del apartado de influencias morfológicas".

En este sentido, Tudela llamó la atención sobre la adaptación de sufijos catalanes a nuestra lengua como, por ejemplo, '-tge' en noviaje o solaje; y '-erol/-era' en olivera, noguera y escandalera.

En palabras suyas, "nuestra habla, en tiempos pasados muy despreciada por vulgar, inculta, pobre e incluso superficial, procede en gran parte de un enriquecimiento cultural de la lengua catalana sobre la castellana en tierras del sureste español".

Es por ello por lo que resaltó la necesidad de "conservar y valorar este elemento de nuestro pasado más reciente", informó el Museo Siyâsa en un comunicado.

La revista se presentó el pasado miércoles en el aula de la CAM a cargo de su coordinadora Manuela Caballero. La edición de la misma cuenta con el patrocinio de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Cieza y Obras Sociales de la CAM.

En esta publicación, editada por el Centro de Estudios Históricos Fray Pasqual Salmerón, también aparecen los privilegios rodados de Cieza, los héroes del sitio de Baler, la historia del colegio de la Divina Pastora y una jarrita de vidrio siyasí.