Actualizado 13/04/2007 15:20 CET

27-M.- Mayol (ICV) aboga por aplicar una tasa turística y poner límite a la apertura de nuevos hoteles en Barcelona

BARCELONA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

La candidata de ICV-EUiA a la Alcaldía de Barcelona, Imma Mayol, abogó hoy por aplicar una tasa al turista y poner límite a la apertura de plazas hoteleras de la capital catalana más allá de 2009, en el marco de la creación de un plan estratégico para el turismo que propone pactar con el sector.

En declaraciones a Europa Press y tras la celebración de un coloquio con restauradores, Mayol aseguró que la imposición de una tasa económica al turista que llega a la ciudad de Barcelona "debería verse con mucha normalidad", porque estos visitantes "consumen un tipo de servicios de la ciudad que requieren de su contribución".

Según la dirigente ecosocialista, la aplicación de esta tasa, que en su momento se aplicó en las Islas Baleares y que posteriormente fue abolida por el actual Gobierno de Jaume Matas, "en ningún caso va en detrimento del turismo", sino que es "una decisión de responsabilidad".

En cualquier caso, Mayol consideró "insuficiente" aplicar esta medida de forma "aislada", sino que abogó por enmarcarla en un plan estratégico del turismo, que plantea la necesidad de "poner límite a la capacidad de acogida turística" de Barcelona, redistribuir el turismo por toda la ciudad y diversificar la oferta.

Actualmente, hay una previsión para el 2009 de ampliación de plazas hoteleras en Barcelona que significaría pasar de los 13 a 18 millones de pernoctaciones y de 6 a 8 millones de turistas al año en la capital catalana, señaló.

"Esta expansión es suficientemente importante como para que el Ayuntamiento no deba potenciar más la apertura de nuevos hoteles en la ciudad", apuntó Mayol, quien abogó por "reflexionar sobre la capacidad de acogida de la ciudad", porque "tener más y más turismo no es siempre mejor".

El plan estratégico sobre turismo que plantea ICV también pasa por redistribuir el turismo "a toda la ciudad", ya que "actualmente sólo se concentra en ciertas zonas" y diversificar la oferta, para que "no sea monotemática, sino que integre distintos intereses, como gastronomía, actividades culturales y musicales".

Mayol abogó por que el sector turístico y de la restauración ofrezcan un servicio de calidad, lo que desvinculó de una oferta más cara. Pidió a los restauradores que "impriman carácter a sus negocios y respondan a las distintas necesidades, también si ofrecen menús de 9 euros para trabajadores".

Durante el coloquio, aseguró que unos restaurantes de calidad y que "tengan una seña de identidad" pueden ayudar a "dar la sensación de vínculo y de pertenecer a una ciudad", ante "el cierto desconcierto que viven los barceloneses y de sensación de que su ciudad les ha dejado de pertenecer".

FORMACIÓN DEL PERSONAL DE RESTAURACIÓN.

La dirigente ecosocialista enmarcó esta sensación en los cambios estructurales que la ciudad ha vivido en la última década, "marcada por el cambio en el modelo productivo de la ciudad, que ha pasado de ser productivo a servicios, la eclosión de nuevas formas de familia y la llegada de inmigrantes y turistas".

Mayol también abogó por mejorar la formación de los profesionales que trabajan en el sector de la restauración para "mejorar la valoración" del personal y por ello consideró necesarias las futuras aperturas de una escuela pública y otra privada en la ciudad de Barcelona.