(Ampliación) Cinco detenidos en Madrid por intentar extorsionar a empresas haciéndose pasar por miembros de ETA

Actualizado 17/01/2008 22:01:01 CET

La Policía simuló un pago y detuvo a dos brasileños cuando acudían a recoger el dinero en una céntrica calle de la capital

MADRID, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han detenido a cinco individuos en Madrid acusados de integrar una banda que se dedicaba a intentar extorsionar a empresas españolas exigiéndoles pagos en nombre de la organización terrorista ETA, a la que no pertenecen. Se trata de dos brasileños, un español y dos dominicanas que pedían 50.000 euros a las grandes empresas y 15.000 a otras pequeñas y medianas.

La investigación comenzó en Barcelona, donde el grupo de Secuestros y Extorsiones de los Mossos d'Esquadra tuvieron conocimiento de tres denuncias presentadas por otros tantos empresarios que dijeron haber recibido las misivas amenazantes el 2 de enero pasado. Ese mismo día se empezaron a conocer denuncias similares por toda España.

Se ha detectado una primera remesa de unas 40 cartas y otra, con fecha 8 de enero, en el que se añadía la frase "puede que se sienta seguro, pero créame que no lo está". Una de las detenidas ha reconocido haber puesto sello adhesivo a 85 cartas.

Las cartas contenían amenazas como "la Organización Euskadi Ta Askatasuna le hace saber que le considera parte de los responsables de la actual situación de conficto ... por ello ETA le considera objetivo de su accionar armado y le exige un pago de ..." (para la pequeña y media empresa era de 15.000 € y para las empresas nacionales ascendía a 50.000€ por persona destinataria de la misiva.

Además, las misivas incluían las instrucciones para pagar la cantidad solicitada. Para ello, las víctimas debían enviar un SMS a un teléfono móvil indicando una serie de datos y, posteriormente, recibirían por el mismo procedimiento los detalles para el pago. Si en un plazo de 24 horas no se recibía respuesta por parte del empresario extorsionado, se haría "acreedor de las medidas que ETA decida aplicar sobre usted, sus bienes y familiares, convirtiéndose en objetivo operativo de nuestro brazo armado...", añadía.

La información recibida por los diferentes cuerpos policiales fue centralizada y analizada por el Grupo de Secuestros y Extorsiones, y se evaluó la posibilidad de incluir negociadores de la Policía Nacional.

De este modo, se inició una negociación policial en nombre de dos empresas que se prestaron a la colaboración. Mientras se desarrollaban estas negociaciones, el Grupo de Investigación averiguó que el teléfono que utilizaba para los contactos no era de una compañía de telefonía nacional, lo cual dificultaba enormemente las investigaciones. Finalmente se logró determinar que la única posibilidad era que procediese de un teléfono de la República Dominicana.

Las instrucciones para el pago indicaban la manera de entregar el dinero, la persona que lo iba a recibir, la hora y el lugar elegido, siempre en el centro de Madrid. DETENCIÓN POR LOS GEO.

El pasado martes día 15 de enero se concertó una entrega de dinero en billetes de 100 €, metido en bolsas de plástico, dentro de un cuarto de basura de una finca en una céntrica calle de la capital. En esta ocasión, el GEO detuvo a dos ciudadanos brasileños que entraron a cobrar el dinero.

Tras el arresto de los brasileños cesaron las comunicaciones, lo cual hacía entrever su relación con los autores de las cartas y los mensajes. Alertado por la detención de los "cobradores" cesaron las negociaciones. No obstante, a raíz de las pruebas con las que contaban los investigadores, se logró identificar a un hombre, dedicado a la importación de productos electrónicos procedentes de China, y con domicilio en la República Dominicana.

Tras situar los diferentes domicilios de su empresa en Madrid fue localizado por los agentes y detenido junto a otras dos empleadas. Entonces, se logró averiguar que, además de los que ya se conocían, disponía de otro piso, que no figura en ninguna bases de datos, en el mismo inmueble donde requerían el pago y se detuvo a los brasileños.

En los registros realizados se han incautado el teléfono utilizado para comunicar con las empresas, así como distinto material informático a la espera de su estudio, sellos y cartas y una lista de empresas con teléfonos y direcciones en la que figuran las empresas extorsionadas.

La operación ha sido realizada por la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), con la colaboración del Grupo Especial de Operaciones (GEO) y de la Brigada de Investigación Tecnológica.