25 de febrero de 2020
 
Actualizado 03/12/2008 19:51:55 CET

Atentado.- La asociación presidida por la mujer de Alcaraz estudia convocar a la ciudadanía a una nueva rebelión cívica

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Víctimas del Terrorismo Verde Esperanza está estudiando la posibilidad de convocar a la ciudadanía a una nueva "rebelión cívica" para exigir al Gobierno la disolución de los ayuntamientos gobernados por ANV. Esta posibilidad se la plantea "ante la pasividad de los responsables políticos".

La asociación presidida por Carmen Álvarez, mujer del ex presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) Francisco José Alcaraz, reclamó la disolución de los consistorios gobernados por ANV, "partido ilegalizado por ser el brazo político de ETA", tras el atentado perpetrado hoy contra el empresario Ignacio Uría en Azpeitia (Guipúzcoa).

"Es responsabilidad del Gobierno no consentir ni un minuto más que los representantes de ETA sigan siendo representantes del pueblo allí donde gobiernan --defendió--. El Gobierno tiene las herramientas necesarias para que esto no siga ocurriendo, tan sólo tiene que aplicar la legislación vigente y expulsar a ETA de las instituciones".

En este sentido, advirtió de que los ciudadanos no pueden "mirar para otro lado" mientras que miembros de ANV están ocupando cargos en las instituciones. "Es responsabilidad nuestra defender a las personas que a diario se juegan la vida asumiendo cargos públicos en las localidades vascas para defender la libertad de todos", subrayó.

En este contexto, insistió en que éste debe ser el "clamor unánime" de "las personas de bien" para hacer frente a la organización terrorista. "Ante la pasividad de los responsables políticos, la asociación Verde Esperanza estudiará una respuesta valorando el convocar a los ciudadanos a una nueva llamada de la rebelión cívica", concluyó.