10 de abril de 2020
 
Actualizado 24/05/2008 20:42:13 +00:00 CET

Bermejo dice que el Gobierno "estudiará muy cuidadosamente" la petición de la UPF de reformar la normativa del aborto

CÁCERES, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, aseguró hoy que el Gobierno "estudiará muy cuidadosamente" las conclusiones del XXIII Congreso de la Unión Progresista de Fiscales (UPF) en lo referente a normativa sobre el aborto y la eutanasia, por cuya "reforma" abogó ayer la presidenta de la asociación profesional, Gabriela Bravo.

Antes de clausurar el Congreso, Bermejo indicó que el Gobierno "debe estar atento a aquellas personas que le van a dar conclusiones que están fundadas en una realidad que ellos viven día a día".

Reiteró que el Gobierno "escuchará muy atentamente las conclusiones de este congreso de la UPF", porque "siempre hay aportaciones muy interesantes", ya que se trata de una reunión de personas, en este caso fiscales, que "día a día están en contacto con los problemas reales de este país en el ámbito de la justicia, por lo tanto saben mucho de los problemas que puede estar planteando la ley del aborto".

No obstante, el ministro recordó que la ley, "que ha funcionado bien durante mucho tiempo", siempre suele ser puesta en "tela de juicio" en los procesos electorales, algo que el titular de la cartera de Justicia calificó de "curioso".

EUTANASIA.

"No le quepa duda de que estudiaremos muy a fondo las conclusiones en materia de aborto y valoraremos muy bien si lo que están detectando los fiscales es una necesidad de su modificación", añadió el ministro, que también se refirió al tema de la eutanasia.

"Yo prefiero hablar del derecho a vivir dignamente --añadió-- porque cuando hablamos de eutanasia estamos hablando del derecho a vivir y de una autonomía personal para decidir hasta cuándo o en qué condiciones la vida es digna", apostilló.

Bermejo valoró que en el congreso de la UPF se haya tratado este asunto porque se trata de profesionales que lo hacen "con conocimiento de causa", al tener los fiscales competencias "muy importantes" en materia de defensa "de aquél que no puede defenderse", así como "una especial sensibilidad en relación a este tema".