Calvo Sotelo.- Rouco Varela oficia un responso en la capilla ardiente con la asistencia de cuatro ministros

Actualizado 04/05/2008 21:02:46 CET

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio María Rouco Varela, ofició esta tarde en Congreso de los Diputados un responso por el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo, fallecido ayer en Madrid a los 82 años de edad.

Durante la ceremonia, la familia de Calvo Sotelo estuvo acompañada por su sobrina, la ministra de Educación, Política Social y Deporte, Mercedes Cabrera, junto a sus compañeros en el Ejecutivo, la titular de Fomento, Magdalena Álvarez, la de Vivienda, y el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos.

A su llegada, poco antes de las 18:00 a la Cámara Baja, Rouco Varela fue recibido en la Puerta de los Leones por el presidente del Congreso, José Bono, quien le acompañó al Salón de los Pasos Perdidos. El arzobispo dirigió una oración y la lectura de textos de los Evangelios por el eterno descanso del alma del ex presidente.

Diversas personalidades políticas asistieron también a la ceremonia, entre ellas el ex ministro de Asuntos Exteriores con el primer Gobierno de Felipe González, Fernando Morán, o el ex ministro de Defensa en la etapa del PP, Federico Trillo.

La capilla ardiente, que permanecerá abierta al público hasta mañana a las 09.00 horas, sigue recibiendo durante toda la tarde a cientos de ciudadanos anónimos que han querido rendir homenaje al segundo presidente de la democracia.

Además de haber recibido el pésame de los Reyes y de los Príncipes de Asturias, la familia de Calvo Sotelo ha estado acompañada por diversos miembros del Gobierno, encabezados por el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero.

Junto a los presidentes del Congreso y del Senado, José Bono y Javier Rojo, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y miembros de las Mesas de ambas Cámaras, Zapatero recibió el ataúd con el cuerpo del ex presidente en la Carrera de San Jerónimo.

Entre los primeros en acudir al Congreso se encontraron también Adolfo Suárez Illana, hijo del primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, y el también ex presidente José María Aznar y su esposa, Ana Botella. Precisamente cuando éste abandonaba el Congreso llegaba la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y ambos intercambiaron un breve saludo en la puerta. Felipe González no ha podido asistir ya que se encuentra de viaje en América.

El segundo vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, también visitó la capilla ardiente, así como casi todos los ministros. Diputados y senadores, actuales y de otras legislaturas, y dirigentes políticos como José Blanco o Ángel Acebes, responsable de Organización del PSOE y secretario general del PP, respectivamente, junto al coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, quisieron igualmente expresar su pésame a la familia del fallecido.

Pero no sólo miembros de la clase política se acercaron hoy a mostrar su respeto por el ex presidente. Entre quienes esta mañana visitaron el Salón de los Pasos Perdidos se encontraron, por ejemplo, el restaurador Lucio, el abogado Antonio Garrigues Walker, el padre Ángel (fundador de Mensajeros de la Paz) o un buen número de veteranos periodistas, como Luis del Olmo, quien se confesó "impresionado" por el número de personas que aguardaban cola esta mañana para visitar la capilla ardiente.

Mañana, sobre las 10.00 horas, el cuerpo de Leopoldo Calvo Sotelo será despedido de Congreso con honores militares y trasladado a la localidad gallega de Ribadeo, donde será enterrado.