Cientos de personas visitan la capilla ardiente en el Congreso

Actualizado 05/05/2008 0:37:56 CET
Actualizado 05/05/2008 0:37:56 CET

Cientos de personas visitan la capilla ardiente en el Congreso

funeral por calvo sotelo

Foto de la Noticia
Foto: ep  Ampliar



   MADRID, 5 May. (EUROPA PRESS) -


   Cientos de personas continuaban pasadas las 22.00 horas visitando la capilla ardiente del ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo Sotelo, situada en el Salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados desde el mediodía de ayer hasta las 9.00 horas de hoy, lunes.

   A primera hora de la noche, y aunque se había reducido significativamente la afluencia de público, un goteo incesante de ciudadanos seguía accediendo a la capilla ardiente desde un acceso lateral del Congreso, ya que a esta hora se había cerrado la Puerta de los Leones de la Carrera de San Jerónimo.

   Políticos, personalidades y representantes de muy diversos ámbitos de la sociedad española se acercaron durante todo el día a la Cámara Baja para expresar sus condolencias a la familia de Calvo Sotelo.

   Además de haber recibido el pésame de los Reyes y de los Príncipes de Asturias, la familia del ex presidente del Gobierno --que seguía recibiendo en el Congreso el pésame de diferentes personalidades a primera hora de la noche-- estuvo acompañada por diversos miembros del Gobierno, encabezados por el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero.

  Junto a los presidentes de las Cortes, José Bono y Javier Rojo, la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, y miembros de las Mesas de ambas Cámaras, Zapatero recibió el ataúd con el cuerpo del ex presidente en la Carrera de San Jerónimo.

   Entre los primeros en acudir al Congreso se encontraron también Adolfo Suárez Illana, hijo del primer presidente de la democracia, Adolfo Suárez, y el también ex presidente José María Aznar y su esposa, Ana Botella. Precisamente cuando éste abandonaba el Congreso llegaba la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y ambos intercambiaron un breve saludo en la puerta.

   El segundo vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes, también visitó la capilla ardiente, así como casi todos los ministros, entre ellos Mercedes Cabrera, responsable de Educación y sobrina de Calvo Sotelo. Diputados y senadores, actuales y de otras legislaturas, y dirigentes políticos como José Blanco o Ángel Acebes, responsable de Organización del PSOE y secretario general del PP, respectivamente, quisieron igualmente expresar su pésame a la familia del fallecido.

   Pero no sólo miembros de la clase política se acercaron hoy a mostrar su respeto por el ex presidente. Entre quienes esta mañana visitaron el Salón de los Pasos Perdidos se encontraron, por ejemplo, el restaurador Lucio, el abogado Antonio Garrigues Walker, el padre Ángel (fundador de Mensajeros de la Paz) o un buen número de veteranos periodistas, como Luis del Olmo.

TRASLADO A RIBADEO

   La capilla ardiente del ex presidente se cerrará al público a las 9.00 horas y, una hora después, el féretro abandonará el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara Baja.  

   El cortejo fúnebre, custodiado por el batallón de los tres Ejércitos, hará una parada en la Puerta de los Leones, donde sonará el Himno Nacional y, acto seguido, los restos mortales del ex presidente Calvo Sotelo serán trasladados a la contigua Plaza de Neptuno, donde se realizará un toque de oración.

   Finalizado este último acto de homenaje en el Congreso, el féretro de Calvo Sotelo saldrá de Torrejón de Ardoz (Madrid) en un vuelo que partirá en torno a las 11.30 horas y que, dos horas después, tiene previsto llegar a Ribadeo (Lugo) en un coche fúnebre, que lo recogerá en el Aeropuerto de Asturias.

   Los restos mortales del ex presidente quedarán instalados en torno a las 14.00 horas en la capilla ardiente del salón de plenos del Ayuntamiento de Ribadeo.  

   La capilla ardiente estará abierta hasta las 18.00 horas y,   finalmente, se celebrará una misa en la iglesia parroquial de Santa María do Campo en homenaje al ex presidente, cuyo cadáver será conducido posteriormente al cementerio municipal. Todos los actos de Ribadeo tendrán carácter público por expreso deseo de la familia.