Una delegación de Etxerat trasladará el martes a Balza su "malestar" por la prohibición de la marcha por los presos

Actualizado 07/09/2008 16:39:10 CET

Pregunta a Gobierno vasco "con qué legitimidad" denunciará en Europa que se prohíba la consulta cuando "cercena" la libertad de expresión

SAN SEBASTIÁN, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

Representantes del colectivo de familiares de presos de ETA Etxerat anunciaron hoy en San Sebastián que el martes, a las 11.00 horas, se dirigirán al despacho del consejero vasco de Interior, Javier Balza, para trasladarle su "malestar" por la prohibición de la marcha a favor de "los derechos" de los reclusos de la banda terrorista que había sido convocada por un grupo de remeros y familiares de los citados reclusos para el próximo domingo 14 en San Sebastián.

Además, preguntaron al Gobierno vasco "con qué legitimidad" denunciará en Europa que se prohíba la consulta cuando él "cercena la libertad de expresión" al impedir esta manifestación.

En una rueda de prensa celebrada en San Sebastián, los portavoces de Etxerat Polentzi Goikoetxea y Josune Dorronsoro, acompañados de varias decenas de familiares de presos de ETA con pancartas en las que pedían la libertad para éstos, hicieron público un comunicado en euskara y castellano, respectivamente, a través del cual manifestaron su "asombro y estupefacción" ante la prohibición de la marcha.

A su juicio, Balza, "a iniciativa propia u obedeciendo órdenes" del lehendakari, Juan José Ibarretxe, "ha negado la posibilidad" de que los familiares de los presos de ETA trasladen a la sociedad vasca "la situación a la que cientos de ciudadanos vascos sobreviven en las cárceles españolas".

En este sentido, denunciaron "el espectacular incremento de la represión" que, a su juicio, vienen padeciendo los familiares de presos de ETA y los propios recursos desde este verano.

Asimismo, denunció que el Ejecutivo vasco lleva "meses reclamando legítimamente el derecho a decidir para su consulta" y en su propuesta de denuncia en el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo ante su previsible prohibición hacen constar "expresamente la violación que el Estado español hace de los derechos de libertad de expresión, reunión y asociación".

En este contexto, se preguntaron "con qué legitimidad se van a presentar en Europa cuando niegan ese derecho a su pueblo con argumentos que no se sustentan de ningún modo" y aseguraron que la prohibición de la marcha convocada para el próximo domingo ha colmado su "paciencia", ya que "jamás un recurso administrativo puede cercenar un derecho fundamental como el de libertad de expresión".

"IMPENSABLE"

Además, consideraron que en cualquier otro país europeo sería "impensable" que "se niegue a un colectivo de personas el derecho a manifestarse pacífica y libremente" para pedir "la libertad de los presos, de los que han cumplido su condena, para pedir el fin de la dispersión" y para mostrar "una realidad que, desgraciadamente, están obligados a vivir por la inoperancia de la clase política en la resolución de un conflicto enquistado en el tiempo".

A su juicio, es este "recorte de libertades" el que "provoca incidentes y no los familiares de presos, agentes sociales, ni sindicatos". "No son ellos los que han provocado esa espeluznante fotografía de personas mayores tiradas por el suelo, niños llorando, personas con la cabeza abierta, infartos provocados por pánico, ir y venir de ambulancias", añadieron.

De esta forma, recordaron a Balza y a su departamento que la sociedad vasca tiene "lamentablemente motivos por los que manifestarse" y ni él, "ni los jueces o gobiernos están legitimados para impedirlo", por lo que les invitaron a "cambiar de actitud y apostar por la resolución de los mismos".