20 de febrero de 2020
 

Familiares de presos republicanos enterrados en una fosa común exhuman mañana sus cadáveres en Valdenoceda (Burgos)

Actualizado 13/04/2007 13:12:06 CET

VALDENOCEDA (BURGOS), 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Familiares de presos republicanos represaliados en Valdenoceda (Burgos) y enterrados en una fosa común en dicha localidad, al norte de Burgos, se reunirán mañana sábado para rendirles homenaje y asistir a la exhumación de sus cuerpos, tarea en la que está trabajando desde hace un mes un grupo de antropólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi encabezado por el catedrático Francisco Echeverría.

Esta reunión de familiares de los presos fallecidos en Valdenoceda es consecuencia de la convocatoria realizada por la Agrupación de Familiares de Presos Republicanos Fallecidos en esta localidad, una agrupación constituida hace dos años y que ahora ha conseguido, por fin, todas las autorizaciones y la financiación necesaria, aprobada por el Gobierno, para realizar los trabajos de exhumación de los cuerpos de más de 150 republicanos que fallecieron en la antigua prisión del municipio burgalés, según informaron a Europa Press fuentes de dicho colectivo.

La exhumación y posterior enterramiento de los cuerpos en el mismo cementerio, donde serán alojados juntos en un mismo panteón ante la imposibilidad de identificarlos mediante pruebas de ADN, es el final de un proceso que se inició en 1989. Hasta ese año, la fosa común se encontraba en una parcela aledaña al Cementerio Parroquial. En 1989, la iglesia comprobó que ya no podía albergar nuevos enterramientos en el camposanto, por lo que decidió su ampliación, que afectó a toda la parcela en la que se encontraban los cuerpos de 156 republicanos fallecidos en la antigua prisión de Valdenoceda.

Desde ese mismo momento, los nuevos enterramientos del pueblo se realizaban en la nueva parcela, que ya era parte del Cementerio Parroquial. Cada vez que uno de ellos se producía, se encontraban restos de los presos, que se dejaban bajo el nuevo ataúd, con la consiguiente inquietud entre los familiares de los presos allí enterrados.