17 de febrero de 2020
 

Ibarretxe dice que la etapa de la violencia de ETA está "a punto de acabar", algo que abriría "de nuevo" el proceso

Actualizado 13/04/2007 14:13:38 CET

Insiste en que el nuevo Estatuto Político "está ahí" y puede ser "recuperado" para impulsar la normalización política

BILBAO, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El lehendakari, Juan José Ibarretxe, afirmó hoy que la etapa de la violencia de ETA está "a punto de acabar" y consideró que este hecho sería "lo más importante" para abrir "de nuevo" el proceso en Euskadi. Asimismo, subrayó que decir que sigue habiendo razones para utilizar la lucha armada, tal y como indicó ETA en su último comunicado, "no tiene ni pies ni cabeza".

En una entrevista concedida a Euskadi Irratia, recogida por Europa Press, Ibarretxe destacó que "el comunicado que queremos de ETA es que va a dejar definitivamente la violencia, pero no es eso lo que oímos, sino que se están reorganizando comandos, y eso es muy preocupante".

En este sentido, el lehendakari consideró que la actual situación es "delicada" ya que existe "un clima turbio". "La actitud de ETA últimamente es la de reorganizar comandos, pero su actitud debe ser la de decir que la violencia se ha acabado definitivamente, porque, tras el atentado de Barajas, le debe un alto el fuego definitivo a la sociedad vasca", aseguró.

Asimismo, indicó que la banda armada "tiene pendiente decirle algo a Batasuna", en referencia al requerimiento realizado por la formación de la izquierda abertzale a ETA en relación a "la confusión" que creaba el reservarse la opción de "responder a los ataques del Estado". "Al fin y al cabo, Batasuna pidió a ETA que abandonara la opción de realizar atentados. Eso es lo que requirió Batasuna a ETA, pero no ha habido respuesta", añadió.

Ibarretxe reitero que "no tiene ni pies ni cabeza" que ETA diga que sigue habiendo razones para continuar con la lucha armada porque, "si hay un problema político, lo tenemos que solucionar con la política". En este sentido, aseguró que "existe un problema político, pero que tenemos que resolver con la política y entre nosotros".

El lehendakari afirmó que, tras el atentado cometido por ETA en el aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre, "todos comentamos públicamente, también los de Batasuna, que era totalmente necesario un gesto de ETA diciendo que la violencia se ha acabado definitivamente".

"Eso es lo más importante para abrir de nuevo el proceso o la puerta, porque volver a atrás es algo malo, porque ya conocemos lo ocurrido en el pasado y no nos gusta. Tenemos que mirar hacia delante y el gesto más importante es la aportación de ETA, diciendo que pone un alto el fuego definitivo encima de la mesa y, a partir de ahí, hacer política", aseguró.

NUEVO ESTATUTO

Por otro lado, Ibarretxe afirmó que el nuevo Estatuto Político aprobado por el Parlamento vasco en diciembre de 2004 "está encima de la mesa" y puede ser recuperado "cuando queramos para impulsar la normalización política". Así, subrayó que el nuevo Estatuto "no es patrimonio ni del Gobierno vasco ni del lehendakari, sino de todos".

"Lo presente en las Cortes de Madrid tras ser aprobado en el Parlamento vasco. Está ahí aprobado, con 39 votos, y si en el futuro tiene más votos, mucho mejor, pero de todas formas, está ahí, y lo podemos recuperar cuando queramos para impulsar la normalización política", reiteró.

En este sentido, afirmó que, cuando presentó el nuevo Estatuto de Autonomía en el Congreso de los Diputados "dejé claro que no es necesario utilizar las pistolas para defender el derecho a decidir". "Nosotros lo aprobamos en el Parlamento y luego Madrid dijo que no, pero está pendiente, porque es imposible imponer la decisión del Parlamento en Madrid, pero también es imposible lo contrario", añadió.

Ibarretxe destacó que el denominado 'Plan Ibarretxe' es "un patrimonio institucional", que se puede "coger en cualquier momento y ponerlo encima de la mesa". "Quiero decir claramente a la sociedad vasca que la esperanza no es la actitud de ETA o del Gobierno de España, sino dar la palabra al pueblo", aseguró.

A este respecto, indicó que la consulta popular sobre el nuevo Estatuto se encuentra recogida en el programa del tripartito, para añadir que "ya dijimos que esta legislatura iba a ser la del debate y la de la decisión", y que, "aunque la situación es difícil intentar lo vamos a intentar", en referencia a la posibilidad de convocar dicha consulta.

JUSTICIA

Por otro lado, el lehendakari se refirió a la causa abierta contra él en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco por reunirse con Batasuna, y dijo sentir "pena" por que se considere que "el diálogo es delito, y me da igual si se habla de relaciones con Batasuna o con cualquier otro partido".

"Sin diálogo no hay esperanza. Todos pensamos que tenemos que hablar entre todos, también con los de Batasuna, y si pensamos eso, ¿por qué puede ser delito?. ¿Es delito hablar?. Es normal lo que ocurre en la sociedad vasca porque, al fin y al cabo, no entiende que el lehendakari haya cometido un delito por hablar con Batasuna o cualquier otro partido", señaló.

Por último, Ibarretxe consideró que la intromisión de la Justicia en la actividad política es "algo malo" y destacó que la separación de poderes es "totalmente necesaria". "Judicializar la política y también lo contrario es muy peligroso", aseguró.