IU no descarta vender su sede federal si eso "es lo mejor" para la organización

Actualizado 04/05/2008 18:55:28 CET

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El coordinador de la Comisión Unitaria que prepara la IX Asamblea de Izquierda Unida (IU), Joan Josep Nuet, aseguró en una entrevista con Europa Press que la organización no va a sufrir un "desmorone económico" a pesar de los malos resultados cosechados en las últimas elecciones generales, al tiempo que no descartó vender su sede federal de la calle Olimpo si eso "es lo mejor" para IU.

"Veremos cómo va la cosa. No descartamos nada, ni afirmamos nada. De hecho, la sede que tenemos es cara, sus gastos estructurales son caros y está en una zona alejada del centro. Pero no hay una decisión tomada. A lo mejor la vendemos si creemos que es lo mejor para IU, y si no, nos quedaremos allí", planteó el coordinador de la Comisión, que se encarga además de las finanzas y la comunicación de la coalición.

El también senador y responsable ejecutivo de Area Interna y Organización de IU, reconoció que al día siguiente del 9-M daba la sensación de que había un "desmorone económico" de IU, pero puntualizó que actualmente, una vez conformado el grupo parlamentario técnico en el Congreso de los Diputados junto a ERC, "no va a haber ese desmorone económico".

MENOS INGRESOS

Según dijo, lo que "está claro" es que IU no puede seguir con el mismo gasto estructural, porque va a tener menos ingresos, al tiempo que aseguró que "va a haber un presupuesto para seguir haciendo política". Así, adelantó que la Comisión que él coordina discutirá el nuevo plan económico, posiblemente el 5 de mayo, para que en ese mismo mes algún órgano de dirección lo apruebe.

Dentro de ese plan económico estarán incluidas todas las consideraciones sobre ingresos y patrimonio, y es ahí donde se debatirá acerca del futuro de la sede federal, que posteriormente tendría que ser votado en un Consejo Político Federal (CPF). "En el plan económico lo vamos a estudiar todo, desde los ingresos hasta el patrimonio, y así tendremos una visión global de lo que tenemos y de lo que no. Después decidirá el CPF o a lo mejor una Presidencia", explicó.

Nuet insistió en que la situación económica de IU va a ser "mucho más positiva" de lo que se podría pensar el día 10 de marzo. Al mismo tiempo, destacó que va a tener que haber una "política de austeridad superior a la del período anterior", gastando "mucho más dinero en política y menos en otros conceptos".

A su juicio, "no puede ser que IU sólo tenga ingresos institucionales", por lo que apostó por buscar formas "alternativas" de financiación y "nuevos conceptos económicos". Agregó que él ve esta cuestión "con la preocupación de una situación que no es mejor que la anterior, pero ni muchos menos con desesperación".

"ALGÚN LIBERADO MENOS"

"Posiblemente necesitamos más soportes políticos -como carteles-, invertir en temas comunicativos, materiales, difundir y organizar propuesta política, y a lo mejor tiene que haber algún liberado menos. No pasa nada, uno puede trabajar y luego seguir haciendo política", planteó.

Acerca de la conformación del grupo parlamentario técnico en el Congreso junto a ERC, reconoció que ha sido "importante" porque en la Cámara Baja IU se jugaba no sólo la deuda del mailing electoral -más de 5 millones de euros de los cuales la coalición recuperará prácticamente todo-, sino también los ingresos regulares del grupo y el personal adscrito.

Sobre esto último, apuntó que también los ingresos van a ser finalmente "muy superiores" a los que se pensaban al día siguiente de las elecciones. IU recibirá una cantidad que rondará los 140.000 euros por su representación parlamentaria, algo que es una "bocanada de oxígeno" con la que IU no contaba en un principio, según Nuet.

Por todo ello, subrayó que "se ha hecho un muy buen trabajo con el ajuste final del grupo parlamentario", trabajo que en su opinión "no es milagroso, pero sí excelente". "IU recibirá muchísimo más con este grupo que si se hubieran quedado los dos diputados en el Mixto", corroboró.

DEUDA

Por otro lado, cifró en unos 11 millones de euros la deuda actual de IU, y señaló que si a eso se sumaban los 5 millones del mailing se podría haber llegado a los 16. Así, reconoció que si no hubieran cobrado lo invertido en el mailing, la deuda se habría "incrementado" considerablemente.

En cualquier caso, aprovechó para asegurar que estos 11 millones de deuda "prácticamente se produjeron hasta el año 2000, antes de que entrase Llamazares, y el 80 por ciento viene del batacazo electoral de 1999-2000, cuando él no era candidato, por lo que buena parte de esa deuda se debe a la gestión de los dos anteriores coordinadores".

"Esta deuda se incrementó en ese momento hasta los 15 millones y en este momento es de 11, por lo que se ha rebajado. Hay una parte de esos 11 millones que tienen plazo de amortización, por lo que habrá que renegociar los pagos con los bancos, pero estamos hablando ya de una negociación real en base a unos ingresos reales y a unas cifras asumibles", indicó.

COMUNICACIÓN

La Comisión Unitaria creada para preparar la Asamblea también asumió en su momento competencias de comunicación. Sobre este asunto, explicó que en el último período Llamazares "se ha convertido casi en el único referente público de IU", y matizó que ahora que dejará de ser coordinador, "obliga a que una serie de caras que estaban en segunda fila jueguen un papel comunicativo más potente".

Según adelantó, esas nuevas caras en la comunicación externa de la organización serán las de Marga Sanz -dirigente del PCE que disputó las primarias a Llamazares-, Adolfo Barrena -coordinador IU Aragón-, Javier Alcázar -responsable de Economía y Mundo del Trabajo de IU federal- y él mismo.

Para Nuet, la idea es que los que comuniquen las decisiones orgánicas sean ellos cuatro y que Llamazares se dedique al trabajo parlamentario. A su juicio, "está bien que estas cuatro caras sean mucho más populares que hasta ahora, pero eso no significa que uno de ellos sea el coordinador o la coordinadora".

En este sentido, Nuet reconoció que en cualquier caso "está claro que si hay diez o quince caras conocidas, todo será mucho más sencillo a la hora de elegir coordinador". "Los aspectos de comunicación van todavía un poco flojos, pero les vamos a pegar un apretón en las próximas semanas", remachó.