Publicado 08/12/2014 06:44CET

Los líderes iberoamericanos se reúnen desde hoy en México con el reto de impulsar su asociación

El foro, que pasará a celebrarse cada dos años, ha ido languideciendo en algunas de sus últimas ediciones

VERACRUZ (MÉXICO), 8 Dic. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Beatriz Fernández) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países iberoamericanos (América Latina, España, Andorra y Portugal) se reunirán a partir de este lunes en la ciudad portuaria de Veracruz (México) con el propósito de impulsar una refundación de este foro de concertación que ha ido languideciendo en algunas de sus últimas ediciones.

Tras 23 años reuniéndose de forma anual, ésta será la última ocasión en la que los líderes iberoamericanos se citen con esa periodicidad. Se volverán a encontrar en Colombia en 2016, pues a partir de Veracruz las Cumbres Iberoamericanas serán bienales y se alternarán con las cumbres entre la UE, América Latina y el Caribe.

La Comunidad Iberoamericana de Naciones --lanzada a iniciativa de España, con el apoyo de México, en el año 1991-- quiere adaptarse así a una nueva realidad. Si en aquel entonces era el único foro que permitía reunir a los líderes de la región, hoy son numerosas las organizaciones regionales que convocan con frecuencia a los mandatarios latinoamericanos y que despiertan menos suspicacias para algunos.

La Cumbre Iberoamericana la fundaron "especialmente los monarcas de España, Europa, para sus propios intereses", ha criticado este domingo el presidente de Bolivia, Evo Morales, cuya asistencia a Veracruz es duda a día de hoy.

Hasta la fecha, solo las presidentas de Argentina y Brasil, Cristina Fernández de Kirchner y Dilma Rousseff, respectivamente, han confirmado su ausencia. La primera por recomendación médica y la segunda porque está inmersa en la formación de su nuevo gobierno.

En cambio, los organizadores mexicanos de la cumbre han generado expectativas respecto de la participación del presidente cubano, Raúl Castro, en la reunión de Veracruz. Raúl Castro nunca ha asistido a una Cumbre Iberoamericana y la última a la que fue su hermano Fidel fue la de Panamá en el año 2000, cuando se detuvo a un exagente de la CIA y opositor a Castro acusado de preparar un atentado contra el líder cubano.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, también había confirmado la semana pasada su presencia en Veracruz pero este domingo han surgido dudas sobre su llegada a la ciudad mexicana.

Desde el sábado han ido llegando a Veracruz el Rey de España, Felipe VI; el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, así como los líderes de Costa Rica, Luis Guillermo Solís; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y el uruguayo, José Mujica.

El Gobierno mexicano, como anfitrión de la cumbre de 2014, se ha volcado en la organización de la reunión, que podría convertirse en un espaldarazo internacional a Peña Nieto, cuestionado a nivel interno como consecuencia de la desaparición de 43 estudiantes en el Estado de Guerrero.

'LATINOAMERICANIZAR' LAS CUMBRES

En Veracruz, los líderes iberoamericanos aprobarán un nuevo reparto de cuotas a la Secretaría General Iberoamericana (Segib), el órgano con sede central en Madrid que sirve de apoyo a la organización de las cumbres y da seguimiento a los programas de cooperación que en ellas se aprueban. Desde abril pasado, la Segib la dirige la costarricente Rebeca Grynspan, que se estrenará en una cumbre.

Los países latinoamericanos aceptarán aumentar su cuota del 30 al 35 por ciento durante 2015 y 2016, para que la Península Ibérica (España, Portugal y Andorra) baje la suya del 70 al 65 por ciento. El plan es que en 2017 se vuelva a revisar el reparto de cuotas para pasar a un 60% (Península Ibérica), 40% (América Latina).

De esta manera, en el horizonte de 2018 España se ahorraría unos 400.000 euros en su cuota a la Segib, que en la actualidad asciende a unos 4 millones de euros. También está previsto que los líderes aprueben descentralizar esta organización, para que sean las oficinas regionales las que asuman parte de la carga de trabajo que se lleva en la actualidad en Madrid.

Se avanzará así en lo que la nueva segib, Rebeca Grynspan, denomina una relación "más horizontal", "más de igual a igual" entre la Península Ibérica y América Latina, al tiempo que demuestra que todos los países latinoamericanos, en mayor o menor medida, apuestan por mantener vivo el espacio de concertación iberoamericano.

El nuevo reparto de cuotas "manda un mensaje en la buena dirección", opina Carlos Malamud, catedrático de Historia de América de la

Universidad Nacional de Eduación a Distancia (UNED) e investigador principal para América Latina del Real Instituto Elcano, para quien "si los latinoamericanos no se hacen cargo del proyecto, éste carece de sentido y futuro".

MOVILIDAD ACADÉMICA Y PROFESIONAL

La cumbre de Veracruz estará dedicada al tema de la Educación, la Cultura y la Innovación y aspira a lanzar varias iniciativas destinadas a facilitar la movilidad de estudiantes, profesionales e investigadores por la comunidad iberoamericana, pero también de trabajadores entre empresas.

Se lanzará también el proyecto de creación de una Tarjeta Joven Iberoamericana, que ofrecerá descuentos a los beneficiarios al estilo del Carné Joven Europeo, y se consolidará la iniciativa de establecer un Centro de Arbitraje que dé la oportunidad de resolver los diferendos mercantiles entre empresas para evitar ir a los tribunales.

Veracruz pretende innovar incluso en el propio desarrollo de los debates de la cumbre, para ganar agilidad. Así, en las sesiones plenarias de la cumbre habrá unos moderadores que centrarán el tema del debate y el resto de líderes podrá pedir la palabra para intervenir. Se pretende así huir de los discursos solemnes y pasar a un coloquio más vivo e improvisado.

Se mantiene como en los últimos años el encuentro denominado 'retiro', donde los presidentes pueden conversar en un formato más familiar, ya que están ellos solos, sin ministros ni asesores. La única novedad estriba en que en lugar de un almuerzo, el 'retiro' será un desayuno el martes.

La cumbre como tal arrancará en la tarde del lunes (cerca de la medianoche en España), pero de forma previa tendrán lugar varias actividades paralelas que contarán con la participación de la delegación española. Así, mientras Rajoy intervendrá ante el III Foro de la Comunicación que congrega a los principales grupos mediáticos de la región, el Rey entregará los Premios México a la Innovación y el Emprendimiento.

A mediodía, el Rey y Rajoy mantendrán el tradicional almuerzo con el presidente de México que siempre celebran en los márgenes de la cumbre.

Para leer más