Una mujer recurre a los tribunales para ver a su madre, "secuestrada" por su abogado

Actualizado 14/11/2008 19:45:14 CET

BARCELONA, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

Una mujer ha recurrido a los tribunales para poder visitar a su madre de 85 años, a la que no ve desde hace casi dos años, a raíz de un conflicto familiar por la venta del 'Autorretrato sobre Charron', del pintor modernista Ramon Casas. Según explicó a Europa Press, el abogado de la anciana la tiene "secuestrada" para controlar su patrimonio.

Pilar A. explicó que "la única solución" para ver a la madre "son los tribunales", por lo que, basándose en el Código de Familia de Cataluña, presentó una demanda para ejercer su derecho a relacionarse con su madre, Pilar E. La vista preliminar se celebró ayer en el Juzgado de Familia número 19 de Barcelona, según avanzó hoy el 'Avui'.

"Antes me reía con ella, iba al cine y podía tener una relación normal" pero ahora "el mayordomo y las señoras del servicio no me dejan acceder a la casa de mi madre, en el teléfono es imposible", explicó Pilar A., quien acusó al abogado de la familia, Joan Centelles, de "impedir cualquier contacto" durante los últimos años.

El conflicto empezó cuando su madre le anunció su intención de vender el cuadro de Casas y ella, aficionada al arte, se opuso. "El cuadro recrea lo que vivió y fue mi abuelo, un hombre vital y amigo de Casas, por eso lo quiero mantener con nosotros", alegó Pilar A., para quien el retrato "es lo menos importante" y sólo quiere recuperar la relación con su madre para "cuidarla y mimarla".

Sin embargo, Pilar A. presentó hace meses una demanda para que un juez declare incapaz a su madre e impedir así la venta del cuadro y acabar con la "situación de inseguridad y desprotección" en la que, según la demandante, se encuentra la anciana, quien está "secuestrada" por su abogado.

La vista debía celebrarse en junio, pero fue suspendida por cambios en la representación de las partes y por el escrito de recusación que presentó Pilar A. para que el juez apartara del caso a Centelles, amigo de su padre y que, tras la muerte de éste la defendió a ella.

EL INICIO DE UN CONFLICTO.

En 1901, Casas realizó un autorretrato en el que aparecía junto a perro terrier 'Ziem' y el fundador de 'Els Quatre Gats', Pere Romeu, en su automóvil Charron. El cuadro estuvo expuesto durante unos años en el restaurante que se convirtió en la sede del modernismo -- donde ahora hay una copia--, y después se lo regaló a su amigo y empresario de la automoción Francisco S.A.

Su hijo, Francisco A.D., heredó el cuadro y tras la muerte de éste en 1989, pasó a manos de su viuda, Pilar E.P., quien, pese a negarse durante años, finalmente aceptó la propuesta de sus hijos de vender el lienzo de dos metros de alto y tres de ancho.

Por eso, hace dos años, Pilar E. se reunió con representantes del Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) que habían mostrado su interés por la obra, pero las negociaciones no prosperaron porque el museo no podía hacer satisfacer la cantidad que pedía la familia, de 1,8 millones de euros.

Los hermanos no sólo están enfrentados en este litigo por la incapacitación de su madre y el futuro del cuadro, sino al resto de propiedades de Pilar E., como una finca en Platja d'Aro (Gerona).