PSOE exige a Beteta que deje de mentir y amenazar porque Aguirre es la única responsable del "caos sanitario madrileño"

Actualizado 14/08/2008 18:39:49 CET

MADRID, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

La portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, exigió hoy a consejero de Hacienda de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, que deje "deje de mentir y amenazar porque Aguirre es la única responsable del caos sanitario madrileño".

Méndez dijo que está convencida de que las quejas del -en las que Beteta trata de atribuir al Gobierno de España el posible recorte de servicios sanitarios en la región- son sólo una excusa "para escabullirse de la responsabilidad que la desastrosa política de privatización del Gobierno regional ha provocado en el sistema sanitario madrileño".

Recordó que desde el año 2000, la Comunidad de Madrid es la única responsable del sistema sanitario madrileño, "tras una asunción de competencias que ya nació escasa e insuficiente con el entonces gobierno central del PP". "Por tanto, su situación de caos solamente se explica por la nefasta política de Aguirre, que apuesta por la privatización de los servicios y por que los madrileños tengan que pagar para recibirlos. Las declaraciones de Beteta sólo tratan de encontrar un culpable al desastre que su Gobierno ha creado", declaró Menéndez.

"Es un escándalo y una desvergüenza que el consejero madrileño quiera atribuir a Zapatero los problemas e insuficiencias de la sanidad en Madrid. Hasta ahora el Gobierno Aguirre ha negado que la sanidad madrileña funcionase mal y, de repente, cuando el caos en las listas de espera es evidente, cuando está claro que los nuevos hospitales no cubren las demandas sanitarias o cuando los ciudadanos le empiezan a poner el nombre de Aguirre a sus problemas en el servicio sanitario público, el Gobierno regional ha decidido reconocer la crisis y buscar un culpable, que no podía ser otro que el presidente del Gobierno de España, a pesar de que no tiene ninguna competencia en la sanidad madrileña y de que lo que hace es destinar a la región financiación adicional para la mejora en la prestación del servicio", explicó Menéndez.

La portavoz, que recordó que Beteta es de algún modo el "padre" del actual sistema, ya que fue en el momento de su aprobación Secretario General de Financiación, quiso subrayar también que sorprende la vinculación que el consejero hace entre la recepción del anticipo de tesorería con la prestación de servicios sanitarios y sociales. "Tendría que demostrar que los anticipos recibidos en años anteriores y que las partidas de financiación adicional (una financiación que supera los 1.000 millones de euros) que Madrid recibió del Estado fueron dedicadas efectivamente a sanidad", reclamó.

Menéndez también considera que esta insistente queja del Gobierno autonómico pretende confirmar que Madrid es el bastión de la lucha del PP contra el Gobierno de España. "Hasta ahora ninguna comunidad ha clamado como lo ha hecho el señor Beteta, que parece querer encubrir insuficiencias en las dotaciones regionales para sanidad y futuros recortes en el presupuesto de 2009".

En este sentido, la parlamentaria regional añadió que el Ministerio de Economía no puede hacer un anticipo a cuenta de una cantidad indeterminada. "El Ministerio sólo le ha dicho a Beteta que espere a que se haga la recaudación. Nos enfrentamos a un invento del PP con el que quiere justificar la falta de previsión presupuestaria del Gobierno regional para la sanidad madrileña y el desmantelamiento del servicio público. Trata también de enmascarar los errores del Gobierno regional en sus previsiones recaudatorias", planteó.

Finalmente, la portavoz socialista añadió que cuando Beteta se queja del documento de líneas básicas de reforma de la financiación que se debatió en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, "se olvida de que precisamente en ese documento se afirma que hay que ajustar mejor las entregas a cuenta a la liquidación final, pues el sistema actual, el que él mismo diseñó, no es el adecuado. Esto es lo mismo que ahora afirma Beteta. Entonces, ¿con qué postura del consejero nos quedamos?", concluyó.