PSOE y PP afrontan el martes en el Congreso el debate del Estatuto de Castilla-La Mancha con riesgo de fugas de voto

Actualizado 12/10/2008 15:06:24 CET

El texto se debate un año y medio después de que lo aprobara el Parlamento regional

MADRID, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

PSOE y PP afrontarán el próximo martes en el Pleno del Congreso el debate de toma en consideración del proyecto de reforma del Estatuto de Castilla-La Mancha, un texto que cuenta con el apoyo de ambos partidos, pero que genera discrepancias la Comunidad Valenciana y Murcia por poner fecha de caducidad al trasvase Tajo-Segura. Por ello, existe el riesgo de fugas de voto en la votación, una posibilidad que, en el caso de los 'populares' murcianos, ha sido incluso verbalizada.

El acuerdo que en este sentido alcanzaron recientemente los presidentes socialista y 'popular' castellano-manchegos, José María Barreda y María Dolores de Cospedal, no es visto, sin embargo, con buenos ojos por sus compañeros de las regiones que se benefician del citado trasvase.

El proyecto estatutario de Castilla-La Mancha suma 170 artículos en los que la región se define como Comunidad Autónoma, no por su pasado ni por sus "peculiaridades históricas", sino en virtud de la Constitución de 1978, al tiempo que manifiesta su contribución "con absoluta lealtad, solidaridad y sentido de la unidad al desarrollo autonómico, libre y democrático de España".

No obstante, las discrepancias han surgido en torno a la disposición transitoria primera, que establece que el Estado y la Comunidad Autónoma "velarán" para que el volumen de agua que se trasvasa de la cuenca del Tajo a la del Segura vaya disminuyendo, "hasta su definitiva extinción", que "en todo caso se producirá en 2015".

DIFERENCIAS CON VALENCIA Y MURCIA

Los socialistas y 'populares' castellano-manchegos aprobaron juntos esta redacción en el Parlamento autonómico, si bien tienen asumido que durante su trámite parlamentario tendrán que introducir cambios en el texto, sobre todo en lo que tiene que ver con la política hidráulica. En concreto, la dirección del Grupo Socialista aboga por corregir el polémico artículo que pone fecha de caducidad al trasvase.

Y es que la redacción inicial pactada por el PSOE y el PP de Castilla La-Mancha ha provocado el rechazo de sus compañeros valencianos y murcianos. De hecho, los diputados 'populares' de la comunidad que preside José Luis Valcarcel se plantean incluso desobedecer la disciplina del Grupo Popular y votar en contra de los artículos que comprometan el trasvase. Además, han llegado a barajar la posibilidad de promover un recurso contra el Estatuto castellano-manchego si se aprueba tal y como salió del Parlamento.

En cualquier caso, el Grupo Popular se reunirá el próximo martes por la mañana para poner en común las reivindicaciones que tanto 'populares' valencianos como murcianos defienden en favor de la continuidad del trasvase Tajo-Segura sin fecha de caducidad y adoptarán una posición común, informaron a Europa Press en fuentes 'populares'.

ALONSO DEFENDERÁ EL TEXTO

Por su parte, el PSOE se ha estado ocupando en los últimos días de perfilar su posición y de afianzar posturas entre los socialistas de las distintas comunidades afectadas ante el primer debate parlamentario del texto, que será defendida en el Pleno por el portavoz del grupo, José Antonio Alonso, y analizada horas antes en la reunión que el Grupo Socialista celebra los martes.

No obstante, los socialistas murcianos ya han advertido, por boca de su secretario general, Pedro Saura, de que si las direcciones del PSOE y del PP y los respectivos grupos parlamentarios no garantizan que "las barbaridades" del Estatuto en materia hídrica vayan a ser eliminadas, su voto será negativo.

De su lado, los diputados socialistas de la Comunidad Valenciana consultados por Europa Press no creen que vaya a haber fuga de votos en sus filas en la admisión a trámite de la reforma estaturaria. Eso sí, dejan claro que durante su trámite en las Cortes habrá que reformar o eliminar por "inviable" la fecha de caducidad del trasvase Tajo-Segura.

A DEBATE UN AÑO Y MEDIO DESPUÉS

Sea como fuere, el martes, y después de año y medio de espera para su tramitación, la reforma estatutaria castellano-manchega llegará al Congreso, donde deberá pasar su primer examen antes de comenzar con su trayectoria parlamentaria.

A pesar de que el texto se registró en la Cámara la pasada legislatura, su toma en consideración se retrasó porque en aquel momento se encontraban ya en tramitación los estatutos de Canarias y de Castilla y León, y la Comisión Constitucional, en la que se discuten éstos y otros proyectos, se encontraba colapsada de trabajo por otros asuntos.

Por parte del Parlamento autonómico, será el propio presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, el que se encargue de defender el Estatuto en el Congreso, junto con el diputado del PSOE José Molina y el parlamentario del PP Leandro Esteban.

Junto a ellos no estará, sin embargo, la secretaria general del PP y líder de este partido en esa región, María Dolores de Cospedal, quien, en su condición de senadora, podría defenderlo cuando llegue a la Cámara Alta.