29 de marzo de 2020
 
Actualizado 14/11/2008 16:17:43 CET

Quintana rechaza buscar "polémica" y reafirma que la creación de un instituto de crédito gallego es "positiva"

Asegura que el recorte de producción de Citroën evidencia la "necesidad" de la "intervención pública"

OURENSE, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Xunta de Galicia, Anxo Quintana, reafirmó hoy el carácter "positivo" de la propuesta de creación de un instituto de crédito oficial gallego y aseguró que realizó esta propuesta con "sentido positivo y constructivo" y "sin intención de que sea centro de polémica".

Quintana realizó estas manifestaciones hoy en Ourense, en declaraciones a los medios, tras la inauguración de la VI edición de Galisenior, que se desarrolla en Expourense desde hoy y hasta el próximo domingo.

El vicepresidente de Ejecutivo incidió en que la propuesta de creación de este organismo se basa "recoger todos los instrumentos de acompañamiento empresarial que tiene hoy la Xunta" y sumarle "los esfuerzos y entidades de capital que tiene en marcha las cajas".

En este sentido, Quintana manifestó que pretende que esta propuesta sea "centro" de "ilusión, de innovación y de futuro" por lo que "no es una propuesta hecha para la polémica". "En absoluto quiero polemizar sobre ello", indicó y apostilló que, de lo contrario, "se desvirtuaría el sentido de la propuesta".

CITROEN

Por otro lado, Anxo Quintana también hizo referencia al recorte de producción de Citroën y aseguró que la crisis "global" está teniendo "especial incidencia" en "sectores productivos" que para la economía gallega son "estratégicos" como el de la "automoción".

El vicepresidente de la Xunta de Galicia aseguró que la Administración autonómica cuenta con "limitadas competencias" para poder hacer frente a circunstancias como la de Citroen. "La Xunta utiliza todo su ámbito competencial e institucional para acompañar a un sector tan importante como el de la automoción", aseveró.

El dirigente autonómico explicó que "lo que puede hacer la Xunta, lo está haciendo con toda su fuerza", aunque matizó que lo que sucede en el sector de la automoción pone de manifiesto "una evidencia": "que es necesaria la intervención pública y promover entre todos un nuevo modelo económico".

En este sentido, apuntó a que este nuevo modelo económico tiene que ser "social" para que "tenga en cuenta a los que trabajan duro", y no así el actual modelo "que se basaba en la especulación".

Asimismo, señaló como "cuestión básica" para salir de la crisis "aumentar el poder adquisitivo de los salarios". "Ése es el único camino para aumentar el consumo y romper con la dinámica perversa en la que estamos metidos".