Rajoy propone ante Merkel que la UE implante su 'contrato de integración' para inmigrantes

Actualizado 13/02/2008 21:35:04 CET
Actualizado 13/02/2008 21:35:04 CET

Rajoy propone ante Merkel que la UE implante su 'contrato de integración' para inmigrantes

BERLIN/MADRID, 13 Feb. (OTR/PRESS) -

El líder del PP, Mariano Rajoy, acudió hoy a Berlín para entrevistarse con la canciller de Alemania, Angela Merkel, y para comprometerse a que, si gana las próximas elecciones generales del 9 de marzo, propondrá que la UE implante el 'contrato de integración' que "sea igual" para todos los países comunitarios. Además, y tras su entrevista con Merkel, a la que obsequió con un jamón de Teruel, una botella de cava de Girona, y una morcilla de Burgos, el presidente de los populares presumió de acudir a los comicios del próximo mes de marzo "con el apoyo del corazón de Europa".

Las perspectivas electorales con motivo de las próximas elecciones, la economía y la inmigración fueron los temas centrales de este encuentro entre Rajoy y Merkel, que se prolongó durante casi una hora. Fue al término de esta reunión cuando el líder del PP recordó que el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, el primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, y la propia canciller alemana, le han transmitido su apoyo de cara a la cita electoral del 9 de marzo, lo que a su juicio supone acudir a las elecciones con "el apoyo del corazón de Europa".

Por otro lado, Rajoy aseguró que uno de sus objetivos más importantes es que España "asuma en Europa el protagonismo que le corresponde", al tiempo que consideró que una vez aprobado el Tratado de Lisboa, los ejes de actuación en la UE pasan por la economía "de las personas", la política de inmigración, la seguridad y la lucha contra el terrorismo, y una política exterior "común" de todos los europeos. Rajoy, que hizo hincapié en la "mejora" de la situación económica de Alemania -con una inflación del 2,2%- confesó su sorpresa por que un litro de leche en España cueste un euro y en Alemania no llegue a los 70 céntimos.

"Trabajaré para que el litro de leche cueste al menos como cuesta en Alemania", resaltó, para añadir que Merkel y él coinciden en que hay que hacer reformas económicas y "luchar contra el inmovilismo económico", algo que, a su juicio, le sucede al Ejecutivo del PSOE. En materia de inmigración, Rajoy se comprometió a "trabajar" para que en la UE haya normas comunes en esta materia que deben afectar a asuntos como el control de fronteras, la concesión de visados, las expulsiones de los ilegales y los delincuentes, la reagrupación familiar o la lucha contra las mafias que explotan personas.

CABEZA Y CORAZÓN

En este punto, adelantó que si se convierte en el próximo presidente del Gobierno propondrá que el 'contrato de integración' que propuso recientemente, se implante en Europa basándose en el cumplimiento de una serie de principios y valores y que apueste por la "legalidad", el "orden" y la "dignidad e integración" de los inmigrantes. Tras recalcar que Francia, Reino Unido, Bélgica y Holanda cuentan con este contrato de integración y que en Alemania también se aplica una medida similar, el líder del PP lamentó que algunos partidos de la oposición se hayan dedicado a "descalificar" su propuesta.

"Es un asunto para tomárselo en serio y no hacer ningún tipo de demagogia. Hay que echarle mucha cabeza y mucho corazón", proclamó Rajoy, que llegó a admitir que le traen "sin cuidado" las acusaciones de xenofobia que ha recibido su propuesta para crear un contrato de integración y agregó que como el PSOE no tiene propuestas opta por la "descalificación absoluta". "Despachar una propuesta que se está aplicando en Europa con dos o tres frases demagógicas, me parece propio de quien no tiene ningún criterio ni ninguna opinión sobre nada", aseveró.

Además abogó por vincular la política de ayuda al desarrollo con las políticas de inmigración, de forma que la UE "ayude conjuntamente" a todos los países con ciudadanos que emigran a Europa a cambio de que se comprometan a luchar contra la inmigración ilegal y aceptar la repatriación de inmigrantes. El presidente del PP insistió en que la inmigración es un "tema capital" y por ello recalcó en que dará la batalla en Europa con este asunto porque, en su opinión, España tiene "conocimiento y experiencia política suficiente para no ser un mero comparsa como en estos cuatro años".