Tíbet.- La Audiencia Nacional admite calificar como crímenes de guerra los presuntamente cometidos por dirigentes chinos

Puerta de la Audiencia Nacional
EP
Actualizado 04/04/2011 19:58:05 CET

Moreno pide a Justicia que pregunte sobre el estado la comisión rogatoria que libró en 2007 para interrogar a un médico estadounidense

MADRID, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha accedido a la petición que le realizara el pasado mes de septiembre el Comité de Apoyo al Tíbet (CAT) para ampliar la querella que presentó en 2006 contra altos dirigentes chinos por delitos de genocidio contra este pueblo, de modo que ahora también se les califica como presuntos crímenes de guerra al suponer una violación grave de Convenciones de Ginebra de 1949, ratificadas por España.

En un auto al que ha tenido acceso Europa Press, que tiene fecha de 30 de marzo, el juez central de Instrucción número 2 señala que la petición del Comité de Apoyo al Tíbet es procedente porque las Convenciones de Ginebra disponen que los crímenes en ellas contemplados "deben ser perseguidos sobre la base del principio de jurisdicción universal, cualquiera que sea la nacionalidad del autor".

En este caso, los hechos denunciados por la ONG de apoyo al Tíbet supondrían violaciones graves del citado convenio internacional en relación con los artículos 608 y 611.5 del Código Penal español.

RECHAZA COMPARECENCIA DE EXPERTOS

No obstante, el juez Moreno ha denegado la práctica de nuevas diligencias, como lo eran la a citación de cuatro peritos y un testigo directo de "la invasión del territorio tibetano y de las atrocidades chinas durante la guerra de ocupación", según habían solicitado las acusaciones.

Se trataba del jurista holandés Michael van Walt van Praag, especialista en el conflicto del Tíbet; el historiador ruso S.L.Kuzmin; la profesora de la Ecole Pratique des Hautes Etudes en Paris Katia Buffetrille; el catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad Autónoma de Madrid Antonio Remiro Brotons, y el testigo presencial Dhondup Namgyal Khorko.

El juez de la Audiencia Nacional afirma que las comparecencias de todos estos expertos no reúnen "los caracteres de idoneidad, oportunidad y pertinencia" que exige la ley de Enjuiciamiento Criminal. No obstante, al tratarse de personas que han realizado estudios sobre los supuestos hechos cometidos, el magistrado admite que sus obras puedan ser aportadas al procedimiento.

Asimismo, el juez ha librado oficio a la Subdirección General de Cooperación Jurídica Internacional del Ministerio de Justicia "a fin de que inste a la autoridad competente de EE.UU." en cumplimiento de la comisión rogatoria que libró en septiembre de 2007 para poder interrogar como testigo al médico norteamericano Blake Kerr.

A juicio de las acusaciones popular, el testimonio de este médico permitiría tener "evidencias de abortos y esterilizaciones forzadas realizadas a mujeres tibetanas por órdenes de las autoridades chinas implicadas en la represión".

Ismael Moreno investiga el presunto genocidio que ha sufrido el pueblo tibetano en los últimos 50 años desde enero de 2006, tras admitir a trámite la querella que presentaron el Comité de Apoyo al Tíbet, la Fundación Casta del Tíbet y la Asociación Thubten Wangcheg Sherpa Sherpa contra el ex presidente chino Jiang Zemin y otros seis ex responsables comunistas en el Tíbet o el Gobierno chino.

El presunto genocidio en el Tíbet es también investigado en el Juzgado Central de Instrucción número 1, donde se tramita una causa contra tres contra ministros y cinco altos cargos chinos por su presunta implicación en la represión que se produjo en Tíbet en marzo de 2008, cuatro meses antes de la celebración de los Juegos Olímpicos de Pekín.

El pasado 11 de marzo, el Tribunal Supremo dictó un auto en el que permite al Comité de Apoyo al Tíbet, a la Fundación Casa del Tíbet y a Thubten Wangchen Serpa recurrir en casación el archivo por parte de la Audiencia Nacional de la investigación que se venía desarrollando sobre este caso.