18 de febrero de 2020
 

Zapatero: "Quiero que la niña de Rajoy viva en un país en el que ningún partido recurra la ley de igualdad"

Actualizado 26/02/2008 23:29:47 CET

Dice que el PP deja la "lamentable huella" de haber "debilitado" la lucha del Gobierno contra ETA

PALMA DE MALLORCA, 26 Feb. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

El presidente del Gobierno y candidato socialista a la reelección, José Luis Rodríguez Zapatero, subrayó hoy las diferencias entre su proyecto y el de los 'populares' y usó para ello el ejemplo que puso ayer Mariano Rajoy al cerrar el debate electoral.

"Quiero un país donde la niña de Rajoy viva en una sociedad en la que ningún partido político recurra una ley de igualdad entre hombres y mujeres", manifestó entre aplausos de asistentes, en su única referencia al 'cara a cara' electoral.

También se refirió a "la niña" el presidente del Govern balear, Francesc Antich, para arremeter contra el plan 'popular' de rebajar la edad penal hasta 12 años. "Si supiera esa niña como se las gasta Rajoy se saldría del ejemplo", dijo.

Además, Zapatero insistió en que el PP y su presidente, Mariano Rajoy, dejarán como "lamentable huella" el haber usado el terrorismo en la lucha partidista y haber "debilitado" al Gobierno en la lucha contra ETA.

"Ahora Rajoy y el PP dejarán en la historia de este país la triste página, la lamentable huella de haber utilizado de manera partidista la lucha contra el terrorismo, de no haber dado respaldo al Gobierno ni un solo día, de haber debilitado la tarea del gobierno en la lucha por acabar con la violencia", destacó Zapatero, que añadió que eso quedará para siempre "en del debe que tienen con la sociedad española, con la lealtad a la Constitución".

En un mitin en Palma de Mallorca y ante unas 10.000 personas que llenaban el velódromo Palma Arena y le pedían que hablara de Rajoy, el líder socialista hizo hincapié en que el proyecto socialista pretende que el poder, la riqueza, las oportunidades y el bienestar "pertenezcan a muchos y no a unos pocos".

Por ello, emplazó a los votantes a elegir "entre un proyecto de oportunidades para todos o un proyecto que cree en las capacidades de unos pocos y a mirar por encima del hombro a los camareros o a quien sea" porque "ese es el proyecto que representa la derecha".

Así, afirmó sentir "vergüenza" por los políticos que denigran a los inmigrantes y ante un público que le aplaudía y le interrumpía, el dirigente socialista alabó la forma de vida de los mallorquines y su voluntad de integración de los extranjeros.

Incluso se mostró relajado cuando un grupo de funcionarios de justicia en huelga levantaron sus carteles. "Dejadles que ya saldrán, no os preocupéis, son conocidos ya para mi", afirmó. El personal de seguridad había desalojado a otro grupo antes de que comenzara el acto.

ACUSA AL PP DE CRISPAR CON LA LENGUA

Zapatero hizo hincapié en mostrar lo que le diferencia del PP y, aprovechando su presencia en Palma quiso "denunciar el intento permanente de la derecha de utilizar la lengua para dividir y para crispar, cuando lo que quiere la inmensa mayoría de los españoles es que se respete la opción lingüística".

"Este país es fuerte porque es diverso, está más unido cuando se reconoce su pluralidad", prosiguió Zapatero. "Yo no empujaré nunca a andaluces contra catalanes, a valencianos contra aragoneses, ni a ciudadanos que hablan castellano con los que hablan otras lenguas que también son del Estado. Rajoy sí lo ha hecho y lo hará", remachó.

Además, dijo que estos cuatro años su Gobierno ha trabajado por una economía más fuerte frente a "aquellos que quieren meter miedo y sembrar catástrofes" y acusó a los 'populares' de anunciar catástrofes porque no tienen ideas ni proyectos.

"Están agotados y secos de ideas. Mejor dicho, solo tienen una idea, una, que es intentar recuperar el poder. Pero cuando sólo se tiene eso en democracia los ciudadanos no te dan el poder y así será el próximo 9 de marzo", agregó. "Este país necesita tiempo de talante", añadió, y "políticos que no insulten a nadie", por lo que pidió el voto al PSOE el 9 de marzo "para que haya una nueva derecha".

Zapatero afirmó tener "más ambición, más ganas y más proyecto" para los próximos años y recurrió de nuevo al ex presidente del Gobierno para dejar claras las diferencias entre PSOE y PP: "Mientras Aznar estaba por medio mundo diciendo que España estaba en un proceso de balcanización yo salí a defenderle en la cumbre de Chile cuando le atacaron", afirmó.

Insistió también en que la reforma fiscal que propugna el PP es insolidaria y "retrógrada" porque "supone reducir la contribución a las arcas publicas" de los más ricos "60 veces más que a un trabajador normal".

BALEARES, DISCRIMINADA

Antes de terminar, Zapatero se volcó asuntos locales y subrayó que si gana acometerá una reforma de la financiación autonómica. "Subrayo que si hay una comunidad autónoma que ha sido discriminada y maltratada ha sido Baleares y yo me comprometo a solucionarlo", afirmó entre aplausos.

Y en ese punto se refirió al ministro de Economía, Pedro Solbes, "Solbes lo tiene todo previsto", afirmó. Zapatero Se comprometió también a la renovación de la playa de Palma y al convenio del transporte público.