Francia selecciona a una investigadora de la UPNA para participar en un proyecto de lucha contra el cambio climático

La investigadora Diana Marín Ederra
UPNA
Publicado 04/11/2018 13:36:28CET

PAMPLONA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Diana Marín Ederra (Pamplona, 1990), estudiante del programa de doctorado en Biotecnología en la Universidad Pública de Navarra (UPNA), ha sido seleccionada por el Gobierno francés para investigar en un laboratorio del país dentro de la iniciativa 'Make our planet great again' ('Hagamos nuestro planeta grande otra vez').

Este programa, lanzado en 2017 por el presidente galo Emmanuel Macron, tras la decisión de los Estados Unidos de abandonar el Acuerdo de París sobre Cambio Climático, busca el liderazgo de Francia en la lucha contra el calentamiento global, a través de la movilización de quienes quieran participar en proyectos relacionados con la protección del planeta: investigadores, emprendedores, estudiantes y ONG.

Una de las líneas de este programa consiste en ayudas a investigadores para estancias cortas (de entre catorce días y cinco meses) en laboratorios franceses. Un total de 68 estudiantes han sido premiados con esta beca, de los que diez son españoles. Diana Marín es la única navarra seleccionada.

Así, la alumna trabajará durante este próximo mes de noviembre en el 'Laboratoire de Physique et Physiologie Intégratives de l'Arbre en Environnement Fluctuant (UMR PIAF)', perteneciente al Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia (INRA, por sus siglas en francés) y ubicado en la Universidad de Clermont-Auvergne en Clermont-Ferrand (centro de Francia). "Este laboratorio destaca en el estudio de las relaciones hidráulicas dentro de los árboles frutales y forestales y, en él, desarrollan su actividad expertos a nivel mundial, como Hervé Cochard", señala la investigadora, que ha cursado sucesivamente en la UPNA el grado en Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural y el Máster en Agrobiología Ambiental.

Durante su estancia en el país vecino, Diana Marín se centrará en evaluar las propiedades hidráulicas y las conexiones vasculares desarrolladas entre la variedad y el portainjerto en diferentes combinaciones tipo de injerto/portainjerto en vid ('Vitis vinifera' L.), ha explicado en una nota la UPNA.

Esta estancia complementará las investigaciones realizadas por la estudiante dentro de su tesis doctoral, dirigida por Gonzaga Santesteban García (profesor del Departamento de Agronomía, Biotecnología y Alimentación y responsable del Grupo de Investigación de Fruticultura y Viticultura Avanzadas). Dicha tesis doctoral trata sobre la caracterización de los factores (agronómicos y fisiológicos) que afectan a la calidad de las plantas-injerto de vid, y sobre el desarrollo de un método objetivo de evaluación de dicha calidad.

"El sector vitícola es de gran importancia a nivel mundial, no sólo por el valor económico que genera, sino también por el social y el medioambiental _indica Diana Marín_. Sin embargo, el aumento de la temperatura media anual y la modificación del régimen de precipitaciones, asociadas al escenario de cambio climático en el que estamos inmersos, están teniendo un gran impacto en la producción de vino, afectando tanto al rendimiento como a la calidad. En este aspecto, el material vegetal puede jugar un papel muy importante en el proceso de adaptación".

En viticultura, según la estudiante pamplonesa, "el material de plantación se obtiene en viveros mediante el injertado de la variedad ('Vitis vinifera' L.) sobre un portainjerto _generalmente, un híbrido de 'Vitis sp', no vinífera_". "En la gran mayoría de los casos, esta unión se realiza mediante un injerto en omega, por la forma en que se injerta la variedad con la púa", explica Diana Marín.

"Actualmente, algunos viveros ya están trabajando para ofrecer un material vegetal mejor adaptado al cambio climático, sobre todo, en cuanto a la selección de nuevas variedades o clones de 'V. vinifera'. Sin embargo, apenas existen trabajos relacionados con la selección de nuevos portainjertos o con el uso de tipos de injerto alternativos al omega que resulten en mejores conexiones vasculares entre variedad y portainjerto y, por tanto, en plantas de mejor calidad que sean más tolerantes a fenómenos de sequía y a la afección por hongos de la madera de la vid, otro gran problema de la viticultura actual", continúa.

Dentro de este contexto, la tesis doctoral de Diana Marín forma parte de las tareas de colaboración científica que el Grupo de Investigación de Fruticultura y Viticultura Avanzadas de la UPNA lleva a cabo con Vitis Navarra, una firma, líder en el sector, fundada en Larraga (Navarra) en 1906.

"Además de producir planta de vid de calidad desde hace más de un siglo, esta empresa lleva ya más de diez años impulsando ambiciosos proyectos de I+D en mejora genética y sanidad vegetal", comenta la investigadora. "En la actualidad, se encuentra inmersa en el desarrollo de nuevos portainjertos de vid, que mejoren las prestaciones de los que existen en el mercado, así como en el desarrollo de un procedimiento objetivo para caracterizar la calidad de la planta-injerto. Mi tesis apoya la investigación llevada a cabo por Vitis Navarra con el objetivo final de que dicha empresa pueda poner en el mercado nuevos portainjertos que den solución a algunos de los problemas que ahora más preocupan al sector vitivinícola: la adaptación al cambio climático, así como la creciente afección por enfermedades de la madera de la vid", indica.