Crónica Inmigración.- ((Actualiza la anterior con datos sobre los irregulares que asaltaron la valla))

Actualizado 24/06/2008 22:33:42 CET

El presidente de Melilla critica a la Policía marroquí por no avisar de la avalancha de 'sin papeles' - Rubalcaba niega que se hubiera 'bajado la guardia' en la valla durante el España-Italia

MELILLA/SANTANDER, 24 Jun. (OTR/PRESS) -

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, criticó hoy al Gobierno marroquí por su "desidia" en relación a las últimas avalanchas de inmigrantes subsaharianos que traspasaron la frontera de la ciudad autónoma, los últimos de ellos mientras España se enfrentaba a Italia en la Eurocopa, la noche del domingo. En este sentido, Imbroda destacó que la Policía de Marruecos "tendría que haber actuado" y consideró que alguien dio el avisó desde España de que "se estaban tirando penaltis en ese momento". Por su parte, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, negó que hubiese menos presencia policial durante el partido de la habitual, ya que la cifra "nunca se modificó" y confirmó el aumento de agentes en previsión de futuras acciones de esta índole.

Para Imbroda, "Marruecos tiene que colaborar", porque si no "aquí tendremos problemas". Así lo afirmó en declaraciones a Punto Radio, en las que criticó que "no tiene sentido que no se haya avisado" de los últimos incidentes antes de que se produjeran. A su juicio, "o estaban adormecidos porque eran las cinco de la madrugada, o no se entiende", en relación a la primera entrada forzada, mientras que aludiendo a la segunda Imbroda indicó que no le "extrañaría" de que detrás de la avalancha hubiese alguien coordinando desde España. "Aquí se les avisó de que estaban tirando penaltis en ese momento", agregó. Por ello, Imbroda declaró que que la Policía y Guardia Civil deberán "investigar y ver las últimas consecuencias para ver quién desde aquí ha venido colaborando con estas mafias, aunque sea desde un punto desinteresado".

No obstante, en su opinión, el "problema" es que en estos momentos existe en Marruecos "una bolsa de centroafricanos, de subsaharianos" con intenciones de entrar en España a través de Melilla. Por ello, según Imbroda, la Policía marroquí "tendría que haber actuado" y "haber remitido" a los 'sin papeles' a sus lugares de origen, si bien reconoció la dificultad de acabar con estas mafias que trafican con seres humanos. Además, añadió que Marruecos cuenta con una "gran superficie territorial y tiene muchas fronteras".

Por otro lado, fuentes de la lucha contra la inmigración ilegal explicaron hoy que el grupo de más de setenta subsaharianos --todos ellos anglófonos-- que asaltaron el paso fronterizo de Beni-Enzar el pasado sábado de madrugada acababan de llegar al lado marroquí de la frontera y no habían acampado previamente en en las innmediaciones, como suele ocurrir, a veces durante meses. Otros grupos, que pernoctan en los montes próximos a la frontera han sido disueltos por la Gendarmería marroquí después de los dos asaltos del pasado fin de semana.

Por su parte, Rubalcaba negó las acusaciones de una menor presencia policial en la frontera melillense, que "nunca se modificó". "Lo que sí se ha hecho ahora, lógicamente, es aumentarlo", afirmó en Santander, desde donde recalcó que "estaban todos los efectivos que estaban siempre en nuestra parte y en la parte marroquí. El titular de Interior se defendió también precisando que "prácticamente todos" los extranjeros se encuentran ya en centros de internamiento, aunque dijo desconocer "el dato exacto".

CONTRA LA POLÍTICA "BUENISTA"

Por su parte, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, que parece haber endurecido la política gubernamental, también se refirió a los asaltos sufridos en el puesto fronterizo de Beni-Enzar. "Si uno es gobernante, sabe que no puede abrir la verja", explicó, "porque si se abre, ni tan siquiera el que aspira a mejorar su situación lo conseguiría". Durante un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Forum, Corbacho declaró que "hay que mantener la verja y el control, con lo que ello significa, pero no se puede perder de vista lo que está pasando al otro lado".

"No podemos decir a todo el que tenga una aspiración que venga", agregó, sino que "venga todo el que pueda absorber el mercado laboral, porque la primera política, buenista, al primero que perjudica es al inmigrante que viene de forma irregular".

OTR Press

Luis Del Val

Jugar fuera de casa

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

El ciudadano indefenso

por Antonio Pérez Henares

Rafael Torres

La inocencia de Torra

por Rafael Torres

Fermín Bocos

Otro pacto

por Fermín Bocos