Actualizado 08/02/2007 20:23 CET

Crónica Juicio.- Los peritos comprueban que el tamaño del pene de un nigeriano acusado de violación avala su inocencia

- La Audiencia de Jaén admitió estudiar que los desgarros vaginales no eran por la fuerza sino por el tamaño del órgano viril

JAEN, 8 Feb. (OTR/PRESS) -

Peritos del Instituto de Medicina Legal de Jaén llevaron hoy a efecto una curiosa prueba pericial solicitada por la Audiencia Provincial en un juicio por violación. A instancias de la defensa, el acusado, un ciudadano de origen nigeriano, se ha sometido a la medición del pene para avalar la tesis de que los desgarros vaginales que sufrió una de sus supuestas víctimas no fueron por fuerza sino por el tamaño del órgano viril, y que por tanto, las relaciones sexuales fueron consentidas.

Desde la defensa del acusado se ha expresado que la prueba pericial se ha saldado con un resultado "muy satisfactorio" ya que "corrobora la tesis" que esgrime el abogado del nigeriano. Al respecto, consideraron que esta prueba es "crucial" para demostrar la inocencia del acusado, para el que el ministerio fiscal y la acusación particular solicitan la imposición de una pena de 30 años de prisión.

ERAN NOVIOS

La sección segunda de la Audiencia Provincial de Jaén acogerá la vista oral por este caso el próximo 7 de marzo. La defensa reclama la libre absolución al fundamentar que el acusado no perpetró violación alguna y que sólo mantuvo relaciones sexuales "consentidas" con una de las denunciantes cuando ambos eran novios. Para ello, argumenta que se ha presentado un parte médico relativo a la ex compañera sentimental de su cliente en el que no se especifica que la joven sufrió una violación, sino que presentaba un desgarro vaginal.

En cuanto a la medición forense del pene del acusado, precisó que es para acreditar que esos desgarros se deben, no a la fuerza, sino al tamaño de su órgano genital. Además, argumentó que la relación fue consentida e insistió en precisar en que cuando tuvo lugar ambos eran novios.

Sobre las otras dos supuestas violaciones, el letrado fundamentó que su cliente nunca tuvo relación sexual alguna con estas dos mujeres --una de ellas es la hermana de su ex novia y la otra una amiga-- y argumentó que estas dos mujeres "se adhirieron" a la denuncia que puso la primera, que cuando tuvieron lugar los hechos tenía 16 años. En este sentido, matizó que los padres de la joven eran conocedores de la relación de noviazgo que ambos mantenían.