Crónica Myanmar.- Ban Ki Moon arranca de la Junta militar birmana permiso para el acceso libre de cooperantes

Actualizado 23/05/2008 19:43:07 CET
Actualizado 23/05/2008 19:43:07 CET

Crónica Myanmar.- Ban Ki Moon arranca de la Junta militar birmana permiso para el acceso libre de cooperantes

- Myanmar acepta recibir personal extranjero "independientemente de su nacionalidad" para hacer frente a la tragedia del Nargis

RANGÚN, 23 May. (OTR/PRESS) -

Tres semanas después de la tragedia del ciclón Nargis, la visita a Myanmar del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha obtenido por fin un compromiso claro y personal del jefe de la Junta militar gobernante, el general Than Shwe para aceptar la entrada de cooperantes que ayuden a los damnificados. "Ha aceptado dejar entrar a todos los trabajadores humanitarios", declaró Ban, "independientemente de su nacionalidad". La decisión permitirá acelerar la ayuda a los centenares de miles de damnificados por el ciclón, que ha dejado un total de 134.000 víctimas entre muertos y desaparecidos, pero algunas organizaciones dudan de la 'bondad' demostrada por las autoridades.

Ban Ki Moon llegó el jueves a la capital birmana, Naypyidaw, tras visitar el área del Delta de Irrawaddy, la zona más afectada por el ciclón. El titular de la ONU habló con las víctimas y les expresó su apoyo, como paso previo a un esperado encuentro con Shwe para convencer al Gobierno de la necesidad de que entre más asistencia para aliviar la situación de 2,4 millones de supervivientes por una tragedia que ha dejado unas 78.000 víctimas mortales confirmadas y 56.000 desaparecidos.

El objetivo, en principio, parece conseguido. Tras la reunión de dos horas Ban explicó, a preguntas de los periodistas, que el general "ha aceptado dejar entrar a todos los trabajadores humanitarios", una decisión que calificó de avance importante en las tares actuales, especialmente porque estos accesos se permitirán "independientemente" de la nacionalidad de los trabajadores.

De esta forma, el aeropuerto de Rangún se utilizará como centro logístico para la distribución de ayuda, que previsiblemente aumentará de modo exponencial con esta nueva manga ancha. "Ha adoptado una postura bastante flexible en este asunto", reconoció Ban, consciente de que las habituales restricciones de la Junta a concesiones a otros países, especialmente occidentales. "Le he insistido en que es de una importancia crucial para él que permita el acceso de estos cooperantes lo antes posible y en que toda esa ayuda se reparta entre las personas necesitadas lo más rápido posible", agregó.

ESCEPTICISMO

Sin embargo, algunas voces contemplan con escepticismo la supuesta permisividad del régimen birmano. El portavoz de la ONG Save The Children, Dan Collison, lamentó que por el momento "nada" suena distinto a lo ya conocido, puesto que "ya hay trabajadores humanitarios de muchas nacionalidades diferentes en Myanmar, pero están estancados en Rangún". Por su parte, 'World Vision', una de las pocas ONG operando en Rangún, dijo que "cualquier ruido positivo es mejor que nada", según el portavoz James East, que no obstante se denominó "cautelosamente optimista".

La ONU respondió a las incredulidades puntualizando que en virtud del acuerdo entre Ban y Shwe, los cooperantes tendrán también acceso a todo el delta del río Irrawaddy, donde de momento sólo trabajan equipos médicos de la India, China, Laos y Bangladesh y efectivos y voluntarios locales. De hecho, Naciones Unidas calcula que tan sólo un cuarto de los 2,5 millones de afectados recibe la ayuda necesaria de alimentos, agua, material básico y atención sanitaria básica.

OTR Press

Isaías Lafuente

Eres tú

por Isaías Lafuente

Antonio Casado

Varas de medir

por Antonio Casado