Actualizado 14/03/2008 19:27 CET

Crónica Pactos.- Urkullu avisa que no aceptará "otro Estatuto" mientras Zapatero asegura que ni se plantea ofrecerlo

- El PNV rechaza la fórmula de más autogobierno para neutralizar el 'Plan Ibarretxe'

BRUSELAS/BILBAO, 14 Mar. (OTR/PRESS) -

El presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder del PNV, Iñigo Urkullu, lo van a tener muy difícil para entenderse y llegar a un pacto de cara la investidura del líder socialista ya que en estos momentos están muy lejos uno del otro. Inmersos en un diálogo de sordos, mientras Urkullu rechaza la propuesta de "otro estatuto" que pudiera llegar a hacerle Zapatero, éste dice que ni siquiera está en su agenda plantear un nuevo marco estatutario para Euskadi. Una distancia sideral entre dos posturas que pueden estar, tal y como ayer reconoció el lehendakari, Juan José Ibarretxe, condenadas a entenderse.

Lo único de lo que va a hablar Zapatero con Ibarretxe es de su intención de convocar un referéndum, o consulta a la ciudadanía como prefiere llamarlo el lehendakari. Así lo aseguró el presidente del Gobierno desde Bruselas, donde participó en la reunión del Consejo Europeo, aunque también quiso dejar claro que ha mantenido y mantendrá una "relación positiva", "de respeto" y "de diálogo institucional" con el Gobierno vasco. En este sentido, recordó que han llegado a muchos acuerdos, sobre la renovación del Cupo vasco, en materia de infraestructuras y sobre política de investigación, de instalaciones tecnológicas importantes.

Pero, más allá de ese referéndum que Ibarretxe tiene previsto celebrar el próximo 25 de octubre, Zapatero asegura que "no hay más dossieres abiertos". "Conviene dejarlo claro", afirmó al ser preguntado por la información publicada hoy por el diario 'El País' en la que se asegura que el PSOE estaría dispuesto a ofrecerle al lehendakari "una salida constitucional": otro estatuto que amplíe el autogobierno de Euskadi a cambio de que se paralice la consulta. "Tenemos sólo un tema, un tema importante por medio que es el anuncio del lehendakari de realizar un referéndum, en torno al cual conoce muy bien mi postura, y seguro que de eso hablaremos en los próximos meses" insistió Zapatero.

En todo caso, el líder socialista señaló que este referéndum es un tema al margen de las posibles negociaciones con el PNV para que sus seis diputados apoyen su investidura y garanticen estabilidad a lo largo de la Legislatura. "No hay ninguna agenda que incluya la posibilidad de ese referéndum", aseguró Zapatero que si bien dijo estar "muy abierto al diálogo con el PNV", la consulta de Ibarretxe "no va a estar en la agenda de lo que representa la colaboración parlamentaria".

Pero esa "colaboración parlamentaria" no va a ser fácil con el PNV ya el discurso de Urkullu está en las antípodas del de Zapatero al que, avisó el líder de la formación jeltzale, de nada le serviría plantear un nuevo Estatuto para Euskadi. La fórmula más autogobierno contra el 'Plan Ibarretxe' no es el camino, afirmó Urkullu, para resolver "el problema político vasco secular".

Es Zapatero, recuerda el líder del PNV, el que tiene que "mover ficha" ya que son ellos la fuerza política que debe aglutinar apoyos para gobernar y le pidió que se "siente a hablar" si es que tiene "disposición" porque, a su juicio, no debería ser difícil para los responsables socialistas "reconocer lo que no reconoce el PP, que aquí existe un problema político secular" y, por lo tanto, si hay "voluntad", se llegará a un "entendimiento".

"¿De qué, si no, hemos hablado PSOE, PSE, PNV y Batasuna en las conversaciones que hemos tenido?, ¿de qué es de lo que estamos hablando todos los días en las sesiones del Parlamento vasco?, ¿de qué, si no, más que de un problema político que hay que solucionar?", se preguntó Urkullu que pidió a los socialistas que se ahorren "sus prejuicios" y no "se encelen en el ordenamiento jurídico como algo inmutable" para rechazar "la consulta a la ciudadanía".

OTR Press

Fermín Bocos

Las colas del hambre

por Fermín Bocos

Julia Navarro

No confundamos, por favor

por Julia Navarro

Pedro Calvo Hernando

¿Dará Aznar el salto?

por Pedro Calvo Hernando