28 de marzo de 2020
 
Actualizado 08/09/2008 19:53:00 CET

Crónica Pobreza.- La mitad de los hijos de inmigrantes no europeos vive en la pobreza

- España registra las tasas de pobreza infantil más altas de la Unión, según un estudio de Caixa Catalunya

MADRID, 8 Sep. (OTR/PRESS) -

Uno de cada dos niños de origen inmigrante no europeo (sin contar por tanto con rumanos y búlgaros) se encuentra en situación de pobreza, según un estudio elaborado por la Obra Social de Caixa Catalunya presentado hoy que preocupa a los expertos, ya que de este documento se desprende que el sistema público de bienestar en España muestra déficits importantes. Esta falta de recursos ha provocado que entre 1999 y 2006, nuestro país no haya tenido la capacidad suficiente como para reducir el porcentaje de pobreza, por lo que es en España donde se registran las tasas de pobreza infantil más altas del entorno europeo próximo.

En lo que respecta a los aspectos generales del estudio, el documento destaca que actualmente el riesgo de exclusión económica se concentra en dos etapas vulnerables de la vida de una persona: infancia y ancianidad. Niños y personas mayores son los dos grupos que presentan tasas más altas de pobreza moderada (24 y 31 por ciento respectivamente), aunque en la infancia la forma de pobreza es más intensa (pobreza alta y severa), unos hechos que se vinculan con el mercado de trabajo y la composición del hogar. Por ejemplo, el riesgo de pobreza moderada de los menores es mucho más elevado en los hogares en que sólo trabaja uno de sus progenitores (34 por ciento) que en los hogares en que trabajan los dos (8,6 por ciento).

En este sentido, los resultados del informe evidencian que las condiciones de vida de la población extranjera respeto a la autóctona constituye uno de los principales riesgos de fractura social. Y en lo que respecta a los niños destacan que la mitad de los menores de origen inmigrante, no europeo, viven en situación de pobreza moderada (52 por ciento), proporción 2,5 veces superior a los menores pobres de origen español. Entre los menores inmigrantes también son muy elevadas las tasas de pobreza alta (32 por ciento) y severa (28 por ciento).

Y es que las cifras muestran una gran diferencia entre el 17 por ciento de los hombres nacido en España que viven en la pobreza y en 26 por ciento que se calcula no cuentas con recursos para subsistir y son inmigrantes nacidos fuera de la UE-25. En el caso de las mujeres, se contabiliza que un 21 por ciento de las mujeres españolas viven en la pobreza, frente a un 24 por ciento de las inmigrantes. En lo que respecta a las tipologías más intensas de pobreza (alta y severa) la brecha se incrementa aún más. Así el 6 por ciento de hombres de origen español y el 7 por ciento de mujeres sufren pobreza alta; en el caso de las personas nacidas fuera de la UE, la pobreza es el doble (12 y 14 por ciento, respectivamente).

Ante esta situación, la Obra Social de Caixa Catalunya analizó el impacto de los sistemas de protección social de los Estados sobre las situaciones de riesgo social, es decir, la capacidad de los Estados europeos de reducir la pobreza de dos grupos de edad (menores de 16 años y mayores de 65) a través del esfuerzo público en dos momentos en el tiempo (1999 y 2006).

Los resultados de este estudio ponen de manifiesto que España es el único país en que, durante este período, empeora simultáneamente la capacidad para reducir la pobreza en los dos grupos de edad, a pesar de que se ha conseguido proteger las generaciones mayores de la posibilidad de experimentar las formas más severas de pobreza. Así, del informe se desprende que el sistema público de bienestar en España muestra déficits importantes en la protección social de menores, que explican en buena medida que en nuestro país se registren las tasas de pobreza infantil más altas del entorno europeo próximo.

POR COMUNIDADES

La situación en nuestro país es preocupante para los expertos que han levado a cabo un estudio sobre la situación dependiendo de cada autonomía del que se desprende que en 2006, un 19,9 por ciento de la población en España se sitúa por debajo del umbral estatal de la pobreza moderada. Utilizando los umbrales autonómicos, por encima de esa media se encuentran Murcia (21,2 por ciento), Castilla y León (21,1), La Rioja (20,4) y Canarias (20,3). Por el contrario, Cantabria (14,2), Asturias (16,8), Comunidad Valenciana (16,8), Aragón (17,2) y Extremadura (17,4), son los territorios que presentan unos niveles de pobreza autonómicos más bajos.

Entre las distintas comunidades autónomas pueden advertirse diferencias considerables respecto a la severidad de la pobreza: mientras La Rioja (0,8 por ciento) presenta la tasa de pobreza severa más baja de todas las Comunidades Autónomas, Castilla y León y Extremadura, tienen las más altas, con un 4,7 por ciento.