Actualizado 04/04/2008 22:40 CET

Crónica Sequía.- El Gobierno garantizará agua de boca para Barcelona pero sin trasvases

- La Generalitat reclama al Ejecutivo central alternativas al Segre "de forma inmediata"

MADRID/BARCELONA, 4 Abr. (OTR/PRESS) -

Pozos, aguas subterráneas y transporte en barco, pero ni hablar de trasvases. Las opciones del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero son múltiples y variadas, pero ninguna se asemeja a la propuesta por la Generalitat de realizar un trasvase del Segre para paliar la situación de sequía extrema que vive Barcelona. "Estamos estudiando todas las alternativas posibles que permitan garantizar el agua por distintas vías", anunció hoy la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, precisamente el mismo día que la Generalitat, en un comunicado, pidió al Ejecutivo central que aporte "de forma inmediata" las propuestas alternativas que considere oportunas.

"Estamos estudiando todas las alternativas posibles que permitan garantizar el agua por distintas vías, con utilización de pozos, aguas subterráneas o transporte en barco. Un conjunto de medidas que se conocen y, en su momento, conocerán cuando estén definitivamente ultimadas", aseguró De la Vega en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, añadiendo que se trabaja junto a la Generalitat "con rigor" y en "permanente contacto" para abordar los problemas compartidos. En cualquier caso, adelantó que dichas medidas "se pondrán sobre la mesa cuando estén ultimadas" y que se realizarán "todas las reuniones necesarias en todos los niveles necesarios".

"No puedo adelantar ahora más allá de la línea en que estamos trabajando. Muchas cuestiones dependen de soluciones técnicas y hay que tenerlas claras", señaló la vicepresidenta, que recalcó que el Ejecutivo se viene "ocupando y preocupando" por que a los ciudadanos, vivan donde vivan, no les falte el agua y que garantizará el suministro con "trabajo y diálogo". "Lo hemos hecho estos cuatro años a pesar de la grave sequía que venimos sufriendo y lo vamos a seguir haciendo otros cuatro años, y quiero que no le quepa duda a nadie", reiteró, señalando que la ministra de medio ambiente, Cristina Narbona, viene estudiando con la Generalitat medidas que garanticen el suministro de agua a dada la "gravísima" sequía.

"Buscamos, de acuerdo a nuestra política de agua, métodos de abastecimiento rápidos, eficaces y viables desde el punto de vista económico, social y ambiental. El trasvase del Segre no lo es, por razones técnicas y socioeconómicas", aseguró la vicepresidenta, que consideró el caudal del Segre resulta "claramente insuficiente", además de que un tramo del trasvase debería transcurrir por el cauce de otros ríos, como el Llobregat. Junto con ello, detalló que el Segre es un río de cabecera, lo que dificulta la realización de la transferencia de agua. A ello, sumó que no existen series históricas. También señaló que el trasvase tendría perjuicios en el sector de la agricultura y la generación de energía hidroeléctrica.

SOLUCIONES INMEDIATAS

Por su parte, la Generalitat, en un comunicado, pidió al Gobierno de Zapatero que aporte "de forma inmediata" las propuestas que considere oportunas para ser estudiadas y puestas en marcha por el Govern para afrontar la sequía. En esta línea, dijo esperar que estas propuestas sean "realizables de forma inmediata" y puedan entrar en funcionamiento en otoño para que los ciudadanos del área metropolitana de Barcelona tengan garantía de suministro de agua. Además, el Ejecutivo catalán aseguró no haber encargado ningún informe al margen de la Conselleria de Medio Ambiente y Vivienda, como apuntan algunas informaciones periodísticas.

El comunicado añade que el trabajo para hacer frente a la sequía se realiza coordinadamente entre el propio presidente de la Generalitat, José Montilla, y los consellers implicados, al tiempo que niega que el Gobierno haya recibido ningún informe del Ejecutivo central cuestionando las propuestas elaboradas por la Generalitat o aportando alternativas al trasvase del Segre. "En ningún momento el Gobierno central se ha dirigido al Govern de Catalunya para poner formalmente sobre la mesa alternativas que garanticen el consumo de agua de boca", indica el comunicado.

Mientras, el líder del PP, Mariano Rajoy, volvió a referirse a este asunto como "un espectáculo inenarrable" y "como mínimo un sainete". "Hay 800.000 hectómetros cúbicos que van al mar todos los años y la ciudad de Barcelona necesita 45.000 hectómetros cúbicos. Con la mitad de la mitad se arreglaba el problema de toda España", resaltó el líder de los populares, censurando que el Gobierno del PSOE derogara el Plan Hidrológico Nacional y que "nadie ha planteado una alternativo que resuelva los problemas de toda España".

OTR Press

Fernando Jáuregui

Cataluña, quince días después

por Fernando Jáuregui

Antonio Pérez Henares

Contumacia y desmemoria

por Antonio Pérez Henares