Actualizado 25/11/2008 12:09:18 +00:00 CET

El Gobierno buscará alternativas a la autovía Cuenca-Teruel, tras emitir declaración negativa de impacto ambiental

TERUEL, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los ministerios de Medio Ambiente y Fomento anunciaron hoy que buscarán alternativas a la autovía Cuenca-Teruel, tras emitiar declaración negativa de impacto ambiental, que publica hoy el BOE, según informaron en un comunicado.

A juicio del Ejecutivo, el proyecto ('Autovía Cuenca-Teruel. N-420 de Córdoba a Tarragona por Cuenca. Tramo Cuenca-Teruel. Cuenca-Teruel-Valencia)' es incompatible con el medio ambiente, ya que causaría efectos significativos negativos de importante gravedad.

Por ello, insisten en que se buscarán nuevas opciones que den respuesta a las necesidades de transporte y accesibilidad de las áreas afectadas, teniendo en cuenta los principios de cohesión territorial y social, la compatibilidad ambiental, la calidad, la seguridad y la eficiencia económica. Estas alternativas nuevas, una vez que se hayan identificado, se someterán al procedimiento reglado de Evaluación de Impacto Ambiental.

El proyecto desestimado, consistía en la construcción de una autovía (de unos 150 kilómetros) entre las poblaciones de Cuenca y Teruel, dentro del eje de la N-420 de Córdoba a Tarragona por Cuenca. La DIA ha resuelto que el proyecto causará efectos negativos significativos de importante gravedad sobre el medio ambiente.

De la evaluación practicada se deduce que todas las alternativas del proyecto causarían impactos significativos negativos sobre la geología, la conectividad ecológica, la vegetación, la Red Natura, la flora y la fauna. En consecuencia el MARM considera que su ejecución es susceptible de generar impactos severos de difícil corrección incluso con las medidas y controles propuestos por el promotor.

AFECCIÓN A LA RED NATURA 2000

De acuerdo con los informes de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha y Valencia, del proyecto se deducen impactos significativos de importante gravedad sobre algunos hábitats y especies que constituyen los objetivos de protección de lugares Natura 2000. Además algunos hábitats afectados tienen el carácter de prioritarios.

Según el Ministerio de Medio Ambiente, el proyecto afectaría a algunos lugares de la Red Natura 2000 como el Lugar de Interés Comunitario y Zona de Especial Protección de Aves LIC/ZEPA 'Hoces de Gabriel, Guadazaón y Ojos de Moya', 'Arroyo Cerezo' y 'Ríos del Rincón de Ademuz'.

La Directiva Hábitats y la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad determinan los grados de protección de estas zonas, y establecen estrictas limitaciones para el desarrollo de las actuaciones que puedan afectar a las mismas, lo que hace que los impactos previsibles en la autovía Cuenca-Teruel hagan no viable ambientalmente la actuación.

La ejecución de la autovía ocasionaría la destrucción de parte de la vegetación riparia, modificación del hábitat y molestias para la fauna y riesgo de contaminación. Asimismo, afectaría a la pequeña red hidrográfica que alimenta a determinados pastizales húmedos que constituyen el hábitat de especies objeto de conservación en el lugar, según la Declaración de Impacto Ambiental.

La autovía, que debe ir vallada, fracturaría de una forma severa una de las zonas forestales con mayor extensión, continuidad y naturalidad existentes en el centro de la Península.

Destacan asimismo como posibles impactos residuales la posible afección a aves y rapaces de la zona por impacto a los lugares de campeo y alimentación, así como la afección a la fauna dependiente de los ecosistemas acuáticos por los cambios en la red de drenaje originados por desmontes y terraplenes.

Debido a la abrupta orografía, el desarrollo de la autovía ocasionaría también importantes desmontes y taludes que se traduciría en un impacto significativo sobre el paisaje, el cual representa un importante activo para el desarrollo rural de la zona. La restauración ambiental se vería muy limitada por las características del terreno y la torrencialidad del clima, incrementándose asimismo la erosionabilidad del suelo, y la contaminación de los ríos.

También se destruirían y degradarían importantes zonas forestales de gran naturalidad y continuidad que albergan hábitat de interés comunitario y protegidos por la legislación europea y autonómica. Destaca la destrucción estimada por el promotor de 291.884 metros cuadrados de pinares mediterráneos de pino negro endémicos y de 794.824 metros cuadrados de sabinares albares, ambos considerados hábitats prioritarios.