Bolonia.- Estudiantes de toda España critican en un manifiesto común que el Proceso trata a la educación como "negocio"

Actualizado 14/12/2008 15:14:23 CET

VALENCIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

Estudiantes de diferentes puntos de España reunidos desde ayer en Valencia han redactado un manifiesto común contra el Proceso de Bolonia en el que critican que con el Espacio Europeo de Educación Superior se trata a la educación como un "negocio" y a los estudiantes como "mercancías".

Así lo indicaron hoy los portavoces de las comisiones de prensa de las Asambleas de Estudiantes de las distintas universidades movilizadas, que han celebrado su primer Encuentro Estatal en la Facultad de Geografía e Historia de la Universitat de València (UV), en el que han participado cerca de 160 estudiantes, de los que unos 70 han venido de fuera de la Comunitat Valenciana.

Entre los asistentes, se encontraban personas de la Universidad Complutense de Madrid, de la Universidad de Barcelona y de la Autónoma de Barcelona; también muchos representantes de las universidades andaluzas, como Málaga, Sevilla, Granada o Cádiz, y del norte de España, como Burgos o País Vasco; además, también participaron estudiantes de las tres universidades públicas valencianas, la UV, la Jaume I de Castellón y la de Alicante.

Este Encuentro Estatal de Asambleas supone "una primera toma de contacto" en la que se han puesto en común, entre otras cosas, la situación actual, los distintos puntos de vista, las dificultades y las líneas de acción a tomar, aunque los portavoces de las asambleas no concretaron más sobre las próximas actuaciones, ya que estimaron que "no somos representantes sino meros portavoces y no tenemos potestad para responder a título individual", indicaron.

Tras finalizar el encuentro, los portavoces leyeron el manifiesto ante los medios de comunicación, un texto que ha sido elaborado "de forma consensuada" por todas las asambleas.

En este texto, los universitarios reivindican la apertura de un debate "desde el que podamos definir el modelo de universidad que queremos", y también aseguran que son las asambleas de base, "independientes y soberanas" el medio de organización que han adoptado para que se atiendan sus propuestas.

"Existe una voluntad seria de canalizar todas nuestras fuerzas, y por ello, se han puesto en marcha medios más operativos de comunicación entre asambleas y se ha propuesto, ante una problemática común, dar una solución entre todos, desde la que crecer juntos" añadieron.

En este sentido, los estudiantes invitan a formar parte del movimiento reivindicativo a "todo aquél que comprenda la paralización del proceso como necesaria para avanzar hacia una reforma de la universidad", ya que, según subrayan, "se trata de defender una necesidad social, como es la educación". Además, en el manifiesto defienden que "al contrario de lo que algunos han afirmado, este movimiento nunca ha sido caótico o desorganizado".

En este sentido, el manifiesto también muestra la "solidaridad con los compañeros que fueron expedientados y represaliados a lo largo de todo el Estado", y denuncia que se haya hecho una "criminalización clara" desde "determinados sectores" a lo que los estudiantes consideran una "lucha pacífica que tan sólo pretende establecer un debate abierto en torno a esta reforma impuesta de la educación superior".