S.Santa.- Las parroquias gallegas reservan misas semanales en este idioma en las ciudades

Actualizado 16/03/2008 14:16:58 CET

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

La presencia del gallego en las liturgias es escasa ya que "la mayoría de los fieles han aprendido a rezar en castellano". No obstante, las parroquias de las ciudades reservan misas semanales para los que eligen este idioma, mientras que el ámbito rural acoge homilías bilingües gallego-castellano. En estas últimas, los sacerdotes que ofician utilizan el castellano para las lecturas y oraciones y usan el gallego para comunicarse directamente con los fieles porque "es su lengua mayoritaria".

Así se resume el mapa de las celebraciones litúrgicas en Galicia, según varias fuentes consultadas por Europa Press relacionadas con parroquias, obispados y el propio Arzobispado de Santiago, quienes precisaron que de cara a Semana Santa "mantendrán las ceremonias habituales", en las que la presencia del gallego es prácticamente nula.

Según las fuentes consultadas, ninguno de los actos previstos para el Jueves Santo y Viernes Santo --en los que se celebran los oficios-- se celebrará en lengua gallega, aunque las misas que semanalmente utilizan la lengua autonómica se mantendrán en esa lengua. A mayores, por "voluntad propia" muchos párrocos rezan el Padre Nuestro en la lengua gallega.

Este es el caso de la Parroquia de El Pilar, en Santiago de Compostela, que celebra una misa en gallego el último sábado del mes, y que en este caso, coincide con el sábado 29, cuando ya habrá acabado la Semana Santa. Por su parte, la parroquia compostelana de As Fontiñas, en la que la eucaristía de domingos, a las 12.00 horas, se celebra en gallego, se mantendrá del mismo modo.

GALLEGO EN EL ÁMBITO RURAL.

En el caso del ámbito rural, fuentes del obispado de Lugo ratificaron a Europa Press la tendencia a celebrar las liturgias bilingües y manifestó que "la gente elige hacerlo de este modo, porque es así como aprendieron a rezar". Sin embargo, apuntaron que las lecturas se "van haciendo en gallego poco a poco".

Al respecto, incidieron en que las parroquias cuentan con "todas las liturgias traducidas al gallego" y, de hecho, la primera edición de la Biblia en gallego fue aprobada por la Conferencia Episcopal Española el 10 de marzo de 1989.

Por su parte, fuentes el vicevicario del Obispado de Ourense, José Pérez Domínguez, indicó que "tanto en el rural como en las villas y ciudades hay misas en gallego". No obstante, confirmó la tendencia de que los fieles que superan los 50 años de edad "rezan en castellano" y son los jóvenes "los que se van incorporando".

"No existe conflicto" al respecto de la lengua, reivindicó Pérez Domínguez y reiteró que "todas las liturgias están traducidas al completo" por lo que disponen de lo que "necesitan". Asimismo, indicó que el material que ofrecen las parroquias "también esta escrito en las dos lenguas", de manera que los carteles de las iglesias o las revistas pastorales "son bilingües".

"SENSIBLES AL GALLEGO".

No en vano, el Boletín Oficial del Arzobispado (BOAS) de los meses enero y febrero de este año publica una nota de Vicaría General sobre las celebraciones culturales y litúrgicas en lengua gallega. De hecho, desde el año 1997 promociona la misma disposición sobre el uso del gallego, aclaró el arzobispado.

Así, el BOAS recoge que "es necesario que los sacerdotes sean sensibles de cara a la progresiva incorporación de la lengua gallega en la liturgia y que no sólo acojan bien las peticiones que puedan presentar los fieles, sino que, adelantándose, sean ellos los que ofrezcan la posibilidad de tener las celebraciones en lengua gallega, realizando un serio esfuerzo para que puedan conocer las partes dialogadas y así participen en el culto con una mayor incorporación en la lengua que hablan habitualmente".

Asimismo, y en la línea del Vaticano II, el Concilio Pastoral de la Iglesia en Galicia aprobó que "todos los cristianos, obispos, curas y legos participarán en la promoción de la lengua gallega, por tratarse de un valor humano asociado con la liberalización y, por consiguiente, con la evangelización".