Publicado 02/04/2018 14:36CET

El tráfico aéreo europeo sumó 10,6 millones de vuelos en 2017, un 4,4% más que en 2016

Torre de control de ENAIRE en Madrid
RAFAEL GARCIA - Archivo

España es el mayor contribuidor del crecimiento europeo junto con Reino Unido y Alemania

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La red europea de tráfico aéreo registró el pasado año un total de 10,6 millones de vuelos, lo que supone un aumento de 4,4% en comparación con 2016, según el informe anual de Eurocontrol, la organización europea para la seguridad de la navegación aérea, que sitúa a España, Reino Unido y Alemania como los países que más contribuyeron a este crecimiento.

En sus conclusiones, indica que aunque la capacidad en ruta ha aumentado en un 4% para el verano de 2018, se necesitan más soluciones de red para abordar los problemas de capacidad, así como el alto crecimiento del tráfico adoptando prácticas de trabajo más modernas y efectivas en base a la cooperación regional y acuerdos transfronterizos.

Ya este año en la red europea los meses de julio, agosto y septiembre tuvieron el tráfico mensual más alto jamás registrado, con más de un millón de vuelos en total. La red tuvo su día más concurrido el 30 de junio con 35.937 vuelos.

Todos los principales segmentos del mercado contribuyeron al fuerte crecimiento del tráfico. El alto crecimiento de la red se debió principalmente al tráfico procedente de Europa occidental (especialmente los flujos del eje sudoeste) junto con una recuperación del tráfico en la Federación de Rusia.

La mayoría de los estados europeos contribuyeron al fuerte crecimiento del tráfico en Europa añadiendo más de 50 vuelos diarios más a la red que en 2016. A la cabeza se sitúa España (+212) Reino Unido (+176) y Alemania (+137).

Hubo una leve desaceleración del crecimiento del tráfico a finales de año, debido a los recortes de capacidad de Ryanair y al cese de las operaciones de Monarch Airlines, Air Berlin y Niki. Además, las condiciones climáticas adversas llevaron a un alto número de cancelaciones de vuelos a principios de diciembre.

AEROPUERTOS ESPAÑOLES.

Los aeropuertos españoles registraron importantes incrementos de tráfico el pasado año. Así el de Canarias creció un 7,5%, el de Barcelona un 5,8%, el de Madrid un 7,7%, el de Palma un 5,6%, y el que más creció fue el de Sevilla que incrementó su tráfico el pasado año un 8,8%.

Por lo que se refiere a la capacidad esta también se vio aumentada un 4% en Canarias, un 5% en Barcelona, un 7% en Madrid, un 3% en Palma y un 5% en Sevilla.

Por aeropuertos concretos el pasado año Madrid-Barajas registró su pico máximo de tráfico alcanzando los 3.500 vuelos, con una media de 3.251 vuelos diarios en verano. La media de tráfico total diario en el conjunto del año fue de 2.990 vuelos. El retraso en ruta se situó en 0,18 minutos en verano y en 0,13 minutos en el conjunto del año.

En el caso del aeropuerto de Barcelona-El Prat alcanzó un pico diario de 3.632 vuelos, situando la media de tráfico diario en verano en los 3.003 vuelos. La media de tráfico anual fue de 2.393 vuelos. Los retrasos en ruta en verano se situaron en 0,66 minutos en verano y en 0,45 minutos de media en el resto del año.

RETRASO MEDIO DE 12 MINUTOS

Los datos de Eurocontrol a nivel europeo global muestran que los retrasos medios de las aerolíneas se situaron en 12,31 minutos por vuelo, un incremento de 9% en comparación con 2016.

A pesar de la gran demanda, la demora en ruta fue ligeramente más alta que el año anterior, con 0,88 minutos por vuelo, frente a los 0,86 minutos del año anterior. Los principales motivos de los retrasos fueron las circunstancias meteorológicas combinados con problemas de capacidad y algunas huelgas.

El retraso meteorológico en ruta aumentó en un 30% en comparación con 2016 y fue el doble del retraso meteorológico de 2015. Por otro lado, las demoras debidas a las huelgas y las mejoras en el sistema de gestión de tráfico aéreo (ATM) disminuyeron significativamente en comparación con 2016.

El informe de Eurostat indica que el retraso en la gestión aeroportuaria disminuyó en un 3,6% en 2017. La capacidad de los aeropuerto y el clima contribuyeron al 83,9% del total de retrasos en los aeropuertos. Ámsterdam-Schiphol fue el principal generador de demoras aeroportuarias, con eventos climáticos adversos que afectaron fuertemente las operaciones en este aeropuerto.

A pesar de la disminución del tráfico, Estambul-Sabiha Gökcen y Estambul-Ataturk siguieron siendo los principales contribuyentes a las demoras en la capacidad aeroportuaria.

Las huelgas contribuyeron al 8,5% del retraso total en ruta en 2017. Hubo aproximadamente 800.000 minutos de retraso atribuidos a las huelgas, lo que representa una disminución del 33% en comparación con 2016. Se estima que 4.600 vuelos fueron cancelados durante los días de huelga. Las huelgas francesas en marzo, septiembre, octubre y noviembre contribuyeron a la mayoría de las demoras en las huelgas registradas en en 2017.