Condenado a 17 años por matar a un vecino tras una discusión por los ladridos de su perro

 

Condenado a 17 años por matar a un vecino tras una discusión por los ladridos de su perro

Contador
Actualizado 12/06/2017 13:15:08 CET

ALMERIA, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El hombre de 67 años enjuiciado en Almería por matar a su vecino con un arma de fuego de fabricación artesanal después de mantener una discusión por los ladridos de su perro ha reconocido este lunes los hechos ante el tribunal y ha aceptado penas que suman 17 años de prisión.

J.G.M., residente en El Ejido, se enfrentaba inicialmente a 22 años de cárcel ya que, además, disparó contra un amigo de la víctima cuando este acudió en su auxilio en un juicio señalado en dos sesiones en la Audiencia Provincial de Almería.

El fiscal ha modificado su escrito de acusación provisional y ha rebajado las penas interesadas inicialmente a diez años de prisión por un delito de homicidio, seis años de cárcel por un delito de homicidio en tentativa y 12 meses de prisión por tenencia ilícita de armas.

J.G.M abonará, asimismo, una multa de 720 euros por una falta de lesiones ya que también agredió a la pareja del fallecido, a quien golpeó con la culata del arma en la nuca.

El procesado inició una discusión con su vecino de cortijo debido a los ladridos de su perro a las 21,45 horas del 17 de marzo de 2014 en la calle El Rinconcillo de la Cañada Cortés de El Ejido.

En un momento de la riña, J.G.M. esgrimió una pistola artesanal tipo 'Pipe Gun' elaborada por él mismo y dotada con cartuchos semimetálicos del calibre 36 con la que efectuó un disparo desde el interior su domicilio que alcanzó a la víctima en el brazo izquierdo ya que lo interpuso "a modo de defensa".

A continuación, el herido "intentó resguardarse de la agresión sufrida" en el interior de su cochera pero el procesado "le persiguió y le apuntó de nuevo con el arma, realizando un segundo disparo que le impactó en el pecho, a la altura del corazón".

La víctima, de 54 años, falleció en el Hospital de Poniente ya que el segundo proyectil le afectó a nivel torácico, con "fragmentación interna del mismo, afectando a varios órganos y con un orificio de salida a nivel de región infraescapular izquierda", lo que ocasionó su deceso.

En el interín de la situación, la pareja de la víctima "intentó detener" a J.G.M. para que "no efectuara el segundo disparo mortal" si bien recibió "un golpe en la nuca con el arma que portaba".

Transcurridos apenas cinco minutos de los disparos, acudió en auxilio de ambos un amigo, quien llegó en su vehículo al lugar de los hechos "alertado de lo ocurrido".

"Cuando iba a coger de nuevo su coche para trasladar al herido al hospital, fue alcanzado por varios proyectiles disparados por el acusado, causándole diversas heridas que precisaron retirada de perdigones bajo anestesia y requirieron 95 días de curación.

Como consecuencia del ataque, este sufre trastorno de estrés postraumático con atención y seguimiento en la Unidad de Salud Mental.

J.G.M. permanece en prisión provisional desde el momento que fue detenido por el crimen sin ofrecer resistencia.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies