La silla de la mujer de Chirivel se incendió de forma "accidental", según investigación

Actualizado 10/08/2016 11:24:24 CET

ALMERÍA, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El incendio de una silla de ruedas eléctrica por el que una mujer de 63 años de edad murió en la noche de este martes mientras se encontraba en la residencia de ancianos Cedaen de Chirivel (Almería) se habría originado de forma "accidental" en el motor del aparato.

Así lo han trasladado a Europa Press fuentes cercanas a la investigación, quienes han precisado aún se analizan las causas por las que el mecanismo del aparato comenzó a arder de forma inesperada, según se desprende de las pesquisas practicadas hasta el momento por la Policía Judicial de Huércal-Overa.

La víctima padecía una discapacidad por la que su movilidad era reducida, por lo que empleaba una silla de ruedas eléctrica para sus desplazamientos. La silla no pertenecía a la residencia, sino que le había sido concedida a través de la Seguridad Social, según las mismas fuentes.

Por su parte, fuentes de la Junta de Andalucía han indicado a Europa Press que, aunque la residencia es de carácter privado, cuenta con la pertinente autorización de funcionamiento del Gobierno andaluz. Así, desde la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales se prevé cursar una visita para elaborar un informe sobre lo ocurrido.

Según el relato del director de la residencia, los hechos tuvieron lugar poco después de las 21,15 horas, cuando la mujer fue conducida a uno de los cuatro patios interiores después de la cena a la espera de ser subida a su habitación mientras se acompañaba a otros internos del centro, especializado en enfermedades neurodegenerativas.

Fue una de las supervisoras que acompañaba a la mujer la que se percató de que la silla comenzó a arder, por lo que trató de sofocar las llamas al tiempo que avisaba a otros trabajadores de la residencia, quienes emplearon hasta seis extintores para tratar de apagar el fuego.

Así, se dio aviso a efectivos sanitarios, a los bomberos de Baza (Granada) y a la Guardia Civil, sin que se pudiera hacer nada para salvar la vida de la mujer, quien falleció a causa de las graves heridas. Según el director del centro, la silla se había cambiado por una nueva el pasado año.

Las diligencias sobre los hechos han quedado a cargo de la Guardia Civil de Chirivel que, una vez finalizadas las pesquisas, dejará las mismas a disposición del Juzgado de Instrucción Único de Vélez-Rubio (Almería).