Una madre niega haber golpeado a su bebé de 17 días y el padre sólo admite que lo zarandeó

 

Una madre niega haber golpeado a su bebé de 17 días y el padre sólo admite que lo zarandeó

Actualizado 05/07/2015 1:23:17 CET

MÁLAGA, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

La madre acusada de lesionar a su bebé cuando tenía 17 días, causándole lesiones internas y externas y secuelas, ha negado este lunes los hechos por los que está procesada junto al que era su pareja y padre del menor, quien también ha dicho que no golpeó a su hijo, aunque sí ha admitido que lo zarandeó en una ocasión porque estaba desesperado después de que el niño llevara muchos días llorando. El fiscal ha mantenido la acusación para ambos.

La Audiencia de Málaga ha acogido el juicio a un padre y una madre, que ya no son pareja, acusados de un delito de lesiones, por el que la Fiscalía solicita que se le imponga a cada uno una pena de 11 años de cárcel y que indemnicen al menor con 90.000 euros por las secuelas sufridas. Esta acusación sostiene que los procesados ejercieron "una gran fuerza física, golpeándole en diversas ocasiones tanto en la cabeza como en el resto del cuerpo".

Los hechos sucedieron el 8 de noviembre de 2010. La acusada ha asegurado que el niño había estado "irritable" ese fin de semana y se tuvieron que turnar porque el pequeño lloraba sin parar y no dormía. El lunes lo llevaron al centro de salud donde le dijeron que estaba bien. Luego se fue a trabajar y cuando llegó a casa, el bebé "estaba mal ya", por lo que lo bañaron para ver si reaccionaba, pero al no hacerlo decidieron llevarlo al hospital.

La madre ha negado haber pegado a su hijo o que se le hubiera caído al suelo. También ha dicho que en su presencia no vio que nadie lo maltratara ni que se le cayera. Sí ha dicho que hubo un zarandeo el fin de semana por parte del padre, con quien entonces tenía una relación. Ha dicho que al volver a recuperar al menor, el acusado era "violento" con ella, aunque no lo denunció porque "seguía pensando que podía tener una familia".

Ha asegurado que primero pensó que lo que había sufrido su hijo era a consecuencia del síndrome del lactante zarandeado y que se dio cuenta de lo ocurrido cuando años más tarde un forense determinó que era por un golpe. El padre, por su parte, ha declarado que "nunca" lo tiró contra el suelo ni se le cayó ni le pegó, aunque sí ha reconocido que a veces le "desesperaba", siendo la vez que más cuando "lo zarandeé". Ha admitido que entonces fumaba droga.

Aunque en principio los indicios apuntaban al síndrome del niño zarandeado, los médicos forenses concluyeron en un informe de 2012, ratificado en el juicio este lunes, que el origen de las lesiones del menor era "traumático" y lo asocian con "un impacto contra una superficie dura", señalando "una alta probabilidad" de malos tratos. Han explicado que es difícil que algunos daños internos, como varias costillas rotas, se correspondan con dicho síndrome.

Entre otros facultativos, han comparecido pediatras que trataron al bebé en el hospital Costa del Sol de Marbella (Málaga) en la madrugada del lunes al martes y también la doctora que lo vio previamente, a primera hora del lunes, en el centro de salud, quien ha asegurado que tras explorar al niño "todo era normal" y no apreció ni hematomas en el ojo ni otras lesiones, tan sólo dolor abdominal.

MENOR

El niño estuvo en acogimiento provisional con los padres de ella, aunque tras someterse a un programa familiar, la madre lo recuperó en 2011. En este sentido han declarado varios profesionales que han participado de alguna forma en ese tratamiento a los progenitores y han destacado la implicación de la mujer en la recuperación durante todo este tiempo y de él, sólo al inicio.

Así, miembros del Servicio de Menores han manifestado que tras ese programa no se vio que hubiera peligro para el menor estando con la mujer, apuntando que con el padre "no teníamos garantías porque no se había podido trabajar con él" de la misma forma. Personal del equipo de tratamiento familiar han indicado que la mujer es una buena madre y "ha seguido las directrices marcadas", apuntando que no creen que hubiera podido hacerle daño físico al niño.

También han comparecido varias fisioterapeutas que atienden al niño, quienes han apuntado que la situación familiar que ven es buena, que está bien nutrido y que la madre se preocupa por su tratamiento. Han destacado que el menor tiene una buena evolución y está "muy bien".

Según consta en las conclusiones del fiscal, a las que ha tenido acceso Europa Press, entre las lesiones que sufrió el pequeño estaban diversos hematomas, signos de herniación subfacial, infarto masivo temporo-parietal derecho, edema cerebral en hemisferio derecho severo y traumatismo torácico con fracturas costales múltiples. Estas lesiones requirieron 540 días para curar, precisando 24 días de ingreso hospitalario.

Málaga ofrecido por
Málaga Ciudad Genial
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies