FEVE investiga si el tren de Arriondas descarriló por un fallo humano o de la máquina al descartar problemas en la vía

Actualizado 24/02/2009 15:00:22 CET

La compañía espera conocer en 48 horas los motivos del accidente. La mujer holandesa herida grave se sometió a una reconstrucción facial, y el pasajero ingresado en Arriondas y el revisor reciben hoy el alta.

GIJÓN, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El director general del FEVE, Amador Robles Tascón, indicó hoy que la compañía ferroviaria junto con la Comisión de investigación de accidentes del Ministerio de Fomento trabajan en las hipótesis del factor humano y el estado de la máquina para esclarecer, en los próximos dos días, las causas del descarrilamiento de un tren, de la línea Santander-Oviedo, en las proximidades de Arriondas que se saldó ayer con cuatro heridos graves y nueve leves.

Asimismo, explicó en rueda de prensa en las instalaciones de FEVE en Gijón, que ayer se descartó la tercera línea de investigación habitual en estos accidentes, la relativa al estado de las infraestructuras, ya que la vía está "en perfecto estado". Robles indicó que seis traviesas de la vía se rompieron a causa del accidente, pero que ya se ha recuperado la "normalidad" en el tramo.

La máquina está siendo examinada desde ayer en los talleres centrales de FEVE en El Berrón, y cuenta con daños en los laterales. Además, se analizarán las cajas que portan información. También se evaluó el estado del conductor y dio negativo en pruebas de drogas y alcoholemia. Por ello, seguirán los estudios en los próximos días para llegar a averiguar lo acontecido, explicó el director general de FEVE.

Además, Amador Robles afirmó que los esfuerzos de la compañía se han centrado en el estado de los viajeros del tren descarrilado en la localidad de Arobes, concejo de Parres. Apuntó que iban 14 viajeros más el maquinista que resultó ileso, y el revisor, que se dislocó el hombro y espera recibir hoy el alta médica del accidente laboral en la Clínica Asturias. Entre los pasajeros hubo nueve heridos leves y cuatro resultaron heridos de diversa gravedad.

Especial mención hizo para la mujer de nacionalidad holandesa que resultó herida de gravedad con lesiones y desgarros faciales y que fue trasladada al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde en la tarde de ayer fue sometida a una intervención de reconstrucción facial. Se prevé que reciba el alta en próximos días. Su marido, que resultó ileso, fue trasladado en taxi al HUCA.

Además, evoluciona favorablemente la otra mujer herida que fue derivada al HUCA, y el hombre trasladado al Hospital de Arriondas probablemente reciba el alta a lo largo del día de hoy. Los otros heridos, de carácter leve, fueron dados de alta ayer.

"Hemos querido dar la cara ante los ciudadanos", afirmó Robles en su intervención acompañado por la directora de División de Operaciones, Amanda Ferrera, y por el director de Infraestructura, Roberto Campo. Así, quiso pedir "disculpas" a los viajeros y a sus familias al tiempo que agradeció el trabajo de los cuerpos de emergencias y seguridad, y "a los ciudadanos anónimos que ayudaron".

"FEVE atenderá sus compromisos y dará las indemnizaciones necesarias", aseveró Robles quien señaló la cobertura médica y el coste de los bienes afectados por el accidente como las principales. Asimismo, reseñó que desde un primer momento se pusieron en marcha los dispositivos necesarios de atención médica y psicológica a pasajeros y familiares, así como información a las Administraciones. Robles incidió, también, en la "seguridad" de la compañía que no tuvo accidentes en 2008 y éste es el primero de 2009, con 140.000 viajes al año en Asturias.

El convoy fue retirado de la vía a las 17.18 horas y tras arreglar los desperfectos causados en la infraestructura se reanudaron las líneas. En un primer momento se redujo el límite de velocidad a 20 kilómetros por hora, cuando lo habitual son 40 Km/h, aunque ya se ha restablecido la "normalidad". Dos trenes de pasajeros y tres de mercancías se vieron afectados por el corte, aunque FEVE habilitó autobuses para hacer dicho tramo.

Robles indicó que el tren tiene una antigüedad superior a 20 años aunque aseveró que dispone de tecnología avanzada y ha sido mejorado, al igual que todos los de la serie 2.400 a la que pertenece.

ESCLARECIMIENTO EN 48 HORAS

El director general de FEVE señaló que la curva en la que se produjo el accidente es "muy pronunciada" con 40 km/h de velocidad máxima. Aunque hubo pasajeros que apuntaron ayer que tenían la percepción de que el convoy iba a más velocidad por ese punto, el maquinista sostiene que actuó correctamente. Así, las investigaciones analizarán la velocidad junto a otros factores para intentar esclarecer los hechos en unas 48 horas. "Es necesario demostrar lo ocurrido técnicamente", argumentó.

Asimismo, explicó que el maquinista es "de la casa" desde hace años ocupando diversos puestos, hasta que comenzó su actividad de conductor hace dos años.