Javier Fernández insiste en que no es partidario de la cooficialidad del asturiano

Contador
Javier Fernández
ARMANDO ÁLVAREZ
Publicado 09/02/2018 13:23:20CET

Mercedes Fernández afirma que el problema de la cooficialidad es la obligatoriedad y una vez implantada "no tiene vuelta atrás"

OVIEDO, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Principado, Javier Fernández, ha insistido en el pleno de la Junta General del Principado, que no es partidario de la cooficialidad del asturiano y que no la impulsará durante su legislatura. "Me ciño a aplicar la Ley de Uso y Promoción Lingüística que es a lo que me comprometí".

Fernández ha respondido así a una pregunta de la portavoz del PP en el parlamento asturiano, Mercedes Fernández en el turno de preguntas al presidente, en el que advirtió de los peligros de una cooficialidad del asturiano que se aprobó en el último congreso regional de la FSA-PSOE dirigida por Adrián Barbón.

En este sentido, el jefe del ejecutivo asturiano ha dejado claro que no comparte la posición adoptada por la nueva dirección de los socialistas asturianos en esta materia aunque ha señalado que se ha aprobado tras un debate interno y "es perfectamente democrático". Como ejemplo muy gráfico Fernández ha dicho: "Se puede estar a favor de la electricidad y en contra de la silla eléctrica".

Mercedes Fernández en su discurso recriminó al Grupo Parlamentario Socialista que con sus abstenciones en el parlamento asturiano diesen oxígeno a la cooficialidad del asturiano y a los "radicales" que la defienden "en beneficio de sus propios intereses".

En este sentido, Javier Fernández ha recocido conocer a "alguna minoría" que tiene "otras intenciones" en la defensa de la cooficialidad, pero que "esos intereses" son diferentes a los que defienden los partidos partidarios de la oficilidad del asturiano.

Además el presidente de Asturias se ha mostrado "preocupado" por el hecho de que el uso de la lengua asturiana se convierta en un motivo de confrontación más allá de la política y sostiene que esto tiene mucho que ver en cómo se defienda desde el lado de los defensores como de los detractores.

En este sentido, ha acusado a Mercedes Fernández de utilizar un discurso "impostado" al recordarle que cuando militaba con Francisco Álvarez-Cascos en el mismo partido plantearon a los socialistas un cambio en el estatuto para hacer una cooficialidad diferida y el PSOE se negó.

Aún así, la presidenta del PP de Asturias ha insistido en los diputados socialistas asturianos cediendo a las nuevas directrices de la FSA sobre el bable están "favoreciendo que los radicales triunfen en sus posicionamientos ideológicos" y van a meter a Asturias en un "galimatías y en un laberinto socialista".