Rectores se quejan de "la asfixia" a las universidades y del continuo cuestionamiento de la calidad

Actualizado 17/12/2013 22:23:12 CET

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El rector de la Universidad de Alcalá y Presidente de la Conferencia de Rectores de la Universidad Madrileña (CRUMA), Fernando Galván, y la presidenta de la Conferencia de Rectores de Universidades Españolas (CRUE), Adelaida de la Calle, han criticado este lunes la "asfixia" de las universidades públicas del país y el cuestionamiento de la calidad del sistema educativo por parte del Gobierno.

"Queremos desmentir la falsedad, tantas veces repetida sobre la supuesta mediocridad de las universidades de España", han defendido durante su intervención en la jornada 'La universidad pública: progreso e igualdad', un acto que ha organizado el Partido Socialista de Madrid en la Asamblea de la Comunidad para "la defensa" de la educación superior pública.

Otro punto en el que han coincidido en sus intervenciones ha sido el mantenimiento de la autonomía en la universidad y la crítica a la injerencia política. De la Calle ha considerado que esta actuación "desvirtuaría su independencia", y ha puesto como ejemplos el caso de las cajas de ahorros, del tribunal Constitucional, o el hecho de que en algunas ocasiones se primen perfiles políticos en la designación de los miembros del Consejo General del Poder Judicial. Además, ambos han considerado necesario ahondar más en la aplicación de la homologación del reconocimiento de campus de excelencia, con una mayor especialización en la oferta de estudios.

La presidenta de la CRUE y rectora de la Universidad de Málaga se ha mostrado preocupada ante la situación actual. "Hay quien se empeña en hacer la crisis económica extensiva a la institución universitaria, contagiando los males de un sistema socioeconómico a una parte importante de la población, que está pagando la crisis y que ve cómo se aleja a los desfavorecidos del sistema de una formación que podría equilibrar las fuertes desigualdades", ha argumentado.

"Muchos parecen empeñados en sacrificar la universidad pública en el altar de los mercados o utilizarla con fines política o criticara por no competir en altos 'ránking'", ha continuado.

"Los recortes oportunistas aplicados por el Gobierno están condicionando irreversiblemente el presente y futuro de nuestras universidades; quieren convertirse en cambios estructurales con una incidencia negativa en la igualdad de oportunidades", ha afirmado la presidenta de rectores; quien cree que el discurso público que hace hincapié en la sustitución del modelo económico del país por uno que priorice la investigación es contrario a los recortes que se producen en este ámbito.

CONTRARIA A LAS CONCLUSIONES DE LA COMISIÓN DE EXPERTOS

De la Calle se ha declarado contraria a los procesos y conclusiones de la Comisión de Expertos, y ha opinado que parece que se quiere trasladar la idea de que las universidades públicas del país son "ineficientes" y les "sobra dinero".

Asimismo, ha enumerado una serie de problemas, entre los que destacan una oferta masiva y poco homogénea con 2.000 titulaciones de grado distintas y 3.000 de posgrado; una tasa de reposición muy por debajo de las necesidades reales, la falta de financiación y un conocimiento tardío y poco real del presupuesto, o un gobierno de instituciones complejo.

Para subsanar estas cuestiones ha reclamado una ley de financiación y de mecenazgo -que incluya, esta última, desgravaciones fiscales--, se ha ofrecido a agilizar los órganos de decisión de las universidades públicas, se ha mostrado a favor de un sistema de acreditación del personal docente acompañado de incentivos para la promoción y permanencia del profesorado. También ha defendido un mayor acercamiento de la universidad al sector productivo, pero, sobre todo, una apuesta por la capacidad emprendedora.

La rectora de la Universidad de Málaga ha recordado durante su intervención las declaraciones del presidente del grupo Santander en las que el empresario argumentaba que invertir en educación, es hacerlo en igualdad y desarrollo. Así, ha defendido que la universidad es un instrumento básico para el progreso y la equidad social; y que la extensión del número de universitarios garantiza "el espíritu libre y el acceso a la cultura".

Por su parte, Galván ha tachado la situación de "dramática" y ha denunciado la subida del 65 por ciento de las tasas en los dos últimos años, lo que ha llevado a Madrid a ser la Comunidad Autónoma más cara en este sentido. El presidente de los rectores de las universidades madrileñas considera este hecho es muy perjudicial, ya que debilita la posición de Madrid en el panorama nacional de universidades cuando "debería ser una referencia a nivel estatal e iberoamericano".

"La matrícula de humanidades cuesta el triple que en otras comunidades como Andalucía, Extremadura o Galicia", ha explicado. Como resultado, el rector de la Universidad de Alcalá se ha referido a una bajada superior al 15 por ciento en matriculaciones de posgrado y al número de créditos en alumnos de grado.

Galván ha reclamado a la Comunidad una financiación estable y ha denunciado que el gobierno regional debe dinero a las universidades públicas madrileñas, que no se ha aprobado un nuevo modelo de financiación desde que el de 2011 dejó de estar activo y que en el tercer trimestre no han recibido la totalidad de las cantidades que había presupuestadas.

Afirma que las seis universidades públicas están teniendo "serias dificultades" para cuadrar sus presupuestos porque con lo recibido no llegan a cubrir ni el total de los salarios de personal; y menos pueden dar respuestas a otras necesidades como renovación de material, el mantenimiento de las instalación o actividades culturales, etc.

Además, Galván ha criticado que el recorte aplicado a la universidad pública (un 24 por ciento en los dos últimos años) es muy superior a la media de la reducción del 12 por ciento en los Presupuestos Generales para la Comunidad de Madrid; y ha afirmado "no comprender" como siguen ajustando en la Universidad mientras bajan los impuestos.

"La Universidad está pagando con creces la crisis y creo que hay otras opciones anteriores a recortar", ha opinado el presidente de los rectores de Madrid, quien defiende que rebajar la inversión en la universidad "deteriora la equidad social, atenta contra el principio de igualdad de oportunidades y destruye los avances en formación e investigación.

"Se está dañando a estudiantes y familias de clase media, a las que se está conduciendo al abandono de los estudios universitarios o a que no los inicien ante la incertidumbre de si van a poder o no continuar. Esto tiene consecuencias irreparables para la investigación y el tejido productivo; a lo que se suma que cientos de jóvenes están abandonando Madrid ante la realidad durísima de que no podemos retenerlos porque no podemos ofrecerles plazas como investigadores", ha explicado durante su intervención Galván.

"Si el rumbo por el que nos conducen no cambia habrá que cerrar departamentos enteros, abandonar la investigación y cancelar titulaciones", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies