Detenida una banda de cultivo y venta de marihuana amparada en una asociación cannabica

Plantación de marihuana
GUARDIA CIVIL
Actualizado 25/05/2018 14:36:41 CET

SANTANDER, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Cantabria ha detenido a una organización criminal presuntamente dedicada al cultivo y tráfico de marihuana que se amparaba en una asociación de consumidores de cannabis asentada en una nave de un polígono de Camargo. También se le acusa de defraudación de fluido eléctrico.

Según ha informado la Guardia Civil, la operación finalizó el pasado 17 de mayo con dos registros simultáneos en la sede de la asociación, así como en una vivienda de Mompía, y se saldó con tres detenidos, dos hombres de nacionalidad española, con iniciales F.J.F.S.M. y J.C.S., y una mujer, J.C.L.F., natural de la República Dominicana, de edades comprendidas entre los 52 y 59 años.

Igualmente se intervinieron 438 plantas de marihuana, que junto a otras ya secadas, habrían permitido poner en circulación unos 20 kilos de marihuana, una cantidad muy superior, según la Guardia Civil, a la que hipotéticamente podían consumir los "escasos" socios de la asociación cannábica.

La investigación comenzó a principios de este año ante una posible defraudación de fluido eléctrico, cultivo de marihuana y organización criminal relacionada con una asociación sin ánimo de lucro de consumidores de cannabis, asentada en Villanueva de Villaescusa y que, posteriormente, pasó a una nave de un polígono de Camargo.

La investigación se centró en dos hombres y una mujer que, amparándose en la asociación, podían dedicarse al cultivo y tráfico de marihuana, sin que se les conociera ningún otro modo de vida. Uno de los hombres ostentaba el cargo de presidente de la asociación.

En las vigilancias que se realizaron, se detectó un fuerte olor a marihuana en la nave y en una vivienda de Mompía, donde figuraban empadronados uno de los hombres y la mujer, así como defraudación de fluido eléctrico. También se constató que la pareja sospechosa tiene detenciones anteriores por cultivo de marihuana.

En el operativo se pudo averiguar que la asociación tenía anunciada una fiesta para el 17 de mayo con entrada libre a partir de las 8 de la tarde, por lo que los agentes programaron la operación en esa misma fecha. Tras la entrada y registro simultáneos en la asociación y en la vivienda, se confirmó la sospecha de la presencia de no socios en la asociación, los cuales superaban en ese momento el 40% del total de los presentes.

Entre las dos propiedades se desmantelaron las 438 plantas de marihuana en diferentes fases de crecimiento, así como infraestructura para conseguir cosechas aún mayores.

En la vivienda de Mompía se detectó que existía un grave peligro de incendio en las estancias utilizadas para el cultivo y secado de la marihuana, ya que el sistema eléctrico estaba instalado ilegalmente y sin ningún control de seguridad, con toscos empalmes, elementos eléctricos clavados en tablas y rodeados de material inflamable.

Además, el desván, que se utilizaba para secar las plantas, presentaba un tejado de madera sin revestimiento y numerosas goteras, y había una estufa eléctrica encendida permanentemente sin vigilancia sobre la que caían restos de plantas, todo ello sobre un suelo inestable de tablas cubierto por un plástico.

De la documentación intervenida en los registros, se comprobó que había dos fechas en el mes de julio para realizar fiestas con entrada libre, y se encontraron anotaciones que hacían referencias a ventas de hachís, así como otras que reflejan las ganancias de la asociación.

340 PLANTAS DE MARIHUANA EN VILLACARRIEDO

Por otro lado, en otra operación realizada un día antes, el pasado 16 de mayo, la Guardia Civil realizó un registro en una vivienda de la localidad de Villacarriedo, donde localizaron una plantación indoor compuesta por cerca de 340 plantas de marihuana, distribuidas en varias estancias y con todo lo necesario para su crecimiento rápido.

La vivienda se había detectado, además de por el olor a marihuana, por la posible defraudación de fluido eléctrico.

Tras diferentes vigilancias, y sabiendo que era alquilada, los agentes decidieron intervenir antes de que pudiera producirse su desmantelamiento, procediendo a la intervención de la plantación. La investigación continúa a fin de localizar a sus responsables.