Fomento anuncia la cubrición de las vías del tren

 

Fomento anuncia la cubrición de las vías del tren

Firma del convenio de la primera fase de la integración ferroviaria de Santander
AYUNTAMIENTO DE SANTANDER
Actualizado 10/06/2017 15:05:50 CET

   Inicialmente, esta actuación, con un coste previsto de 50 millones, no estaba prevista en el proyecto de integración ferroviaria

   SANTANDER, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El proyecto de integración ferroviaria de Santander , que permitirá liberar 44.000 metros cuadrados para la ciudad, incluirá, finalmente, la cubrición de las vías en el tramo que transcurrirá desde la pasarela que une Castilla-Hermida con la Peña del Cuervo y la zona de las estaciones, algo que inicialmente no estaba previsto.

   Así lo ha anunciado este sábado el ministro de Fomento y exalcalde de Santander, Íñigo de la Serna (PP), quien ha presidido en la capital cántabra la firma del convenio entre Adif, Renfe y el Ayuntamiento de para llevar a cabo la primera de las dos fases del proyecto de integración ferroviaria, que permitirá liberar los primeros 1.500 metros cuadrados.

50 MILLONES PARA CUBRIR LAS VÍAS

   Respecto a la cubrición anunciada, De la Serna ha explicado que tendrá un coste aproximado de 50 millones de euros, que habrá que añadir a los otros 50 millones que, según lo previsto, va a costar la integración ferroviaria en sí.

   Inicialmente, el proyecto de integración ferroviaria consistía, fundamentalmente, en el desplazamiento de las vías hacia el norte del espacio ferroviario, lo que permitiría liberar esos 44.000 metros cuadrados --algo que se mantiene-- pero no preveía la cubrición de las vías, algo que, según ha anunciado hoy De la Serna, se va a hacer finalmente.

   A su juicio, esto constituye una "magnífica noticia" para la ciudad porque permitirá conseguir "una plena integración del espacio ferroviario" y una "permeabilidad absoluta" entre las dos partes de la ciudad, con lo que "merece la pena" asumir el coste de la cubrición.

   Además, el ministro ha confiado en que el coste de toda la operación de integración ferroviaria se pueda aminorar "de una manera importante" gracias a la generación de plusvalías y aprovechamientos urbanísticos.

   Sin embargo, ha reconocido que el importe de dichas plusvalías y aprovechamientos "no alcance" para costear el 100 por 100 del proyecto, con lo que --ha dicho-- será "necesaria una corresponsabilidad de las Administraciones Públicas".

FOMENTO, DISPUESTO A COSTEAR EL 50%

   De la Serna ha mostrado la disposición de su departamento de asumir el 50% de la operación, con lo que la otra mitad quedaría a repartir entre el Gobierno de Cantabria (PRC-PSOE) y el Ayuntamiento de Santander (PP).

   El ministro ha asegurado que esto es "exactamente igual" a lo que ha sucedido con el proyecto de integración ferroviaria de Torrelavega pero con la "ventaja adicional" de que el coste de la actuación se puede aminorar con los aprovechamientos urbanísticos y plusvalías.

   Por ello, De la Serna se ha mostrado "absolutamente convencido" de que la disposición de las Administraciones para el proyecto de Santander será "exactamente la misma" que en Torrelavega, donde el Gobierno de España asume un 50% del coste de la actuación, el Ejecutivo regional un 30% y el 20% restante el Ayuntamiento.

   De esta forma, el ministro ha abogado por que Gobierno regional y Ayuntamiento abran una vía de negociación y conversaciones para determinar los términos de los porcentajes del reparto de ese 50% que deben asumir.

   El ministro ha explicado que se está comenzando a trabajar ya en la elaboración del convenio de esa segunda fase y ha afirmado que "lo deseable" es que pudiera quedar firmado por parte de las tres Administraciones implicadas (Gobierno de España, Gobierno de Cantabria y Ayuntamiento) este mismo año.

EL CONVENIO DE LA I FASE

   De momento, este sábado, los presidentes de Renfe y Adif, Juan Alfaro y Juan Bravo, respectivamente, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual, han firmado el convenio para la I fase del proyecto de integración ferroviaria, que supondrá la liberación de los primeros 1.453 metros cuadrados, actualmente ocupados por tres edificios al inicio de la calle Castilla, en el lado de las vías, que serán demolidos.

   Uno de los edificios acoge una base de mantenimiento de la Red de Ancho Métrico (RAM) --antigua Feve--, actualmente en desuso; otro unas oficinas en las que actualmente trabaja personal de Adif (29 personas), y el restante, que era sede de una residencia de vacaciones y un archivo pero actualmente no está ocupado.

   La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Santander ha aprobado ya el derribo de estos edificios, para lo que se realizará un solo contrato.

   Antes del derribo, será necesario vaciar el edificio de oficinas del personal que actualmente lo ocupa y que pasará a ocupar unas nuevas dependencias que se habilitarán en la primera planta de la estación de RAM (antigua FEVE).

   Actualmente, en dicha estación trabaja personal de Renfe, que tendrán su sede definitiva en un edificio-cuartel situado entre la Policía Local y el Centro de Salud de la calle Castilla, que, antes de recibir a estos trabajadores, deberá ser rehabilitado.

   Mientras dure esa rehabilitación, Renfe llevará a este personal temporalmente a un edificio de alquiler, algo que prevé hacer ya el mes que viene.

   En este periodo, la estación de tren quedará vacía y se llevará a cabo obras de rehabilitación, que se espera que concluyan a finales de año. En ese momento, el personal de Adif que actualmente ocupa el edificio de oficinas que se va a derribar podrá ser llevado a las nuevas dependencias en la estación.

   De ese modo, los tres edificios que se van a derribar quedarán vacíos y podrá tirarse.

   Los dos edificios que actualmente están vacíos podrán derribarse en cuanto se adjudique el contrato de derribo, algo que el Consistorio espera que ocurra en octubre aproximadamente. El restante se derribará cuando pueda ser desocupado una vez se realicen las obras en la estación.

   Según el convenio, el Ayuntamiento asumirá el coste y la ejecución de los derribos de estos edificios, que liberarán esos cerca de 1.500 metros cuadrados, que serán cedidos gratuitamente a la ciudad.

   Mientras, Renfe se encargará del alquiler de la oficina provisional donde llevará a los trabajadores que actualmente están en la estación de RAM (Feve) y de la rehabilitación del edificio-cuartel, que será la sede definitiva de esta parte de la plantilla. Todo ello, supondrá a Renfe un coste de unos 650.000 euros.

   Por su parte, Adif se hará cargo de la rehabilitación del edificio de la estación, con una inversión prevista de unos 640.000 euros.

   De esta forma, la operación de la primera fase supondrá un coste de unos 2 millones de euros, 1,5 que costearán Renfe y Adif y 500.000 el Ayuntamiento.

   Además, el Consistorio sufragará el coste de la urbanización de los espacios liberados, donde se prevé crear una zona verde o estacional que sirva para descongestionar el área de Castilla-Hermida, una actuación que será consensuada con los vecinos, según ha asegurado la alcaldesa.

   Tando De la Serna como la alcaldesa han coincidido en destacar que se trata de un "paso muy importante" para la ciudad y sus vecinos, sobre todo para los de Castilla-Hermida.

   Además de los firmantes y de De la Serna, en el acto de este sábado han asistido el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies