El Parlamento se opone a que los PGE aumenten el impuesto de hidrocarburos

Gasolina, gasolinera, gasoil, IPC, precios, consumo, petróleo, carburante
Europa Press - Archivo
Publicado 14/05/2018 19:52:11CET

Insta a los diputados nacionales por Cantabria a presentar enmiendas para que el límite del tipo impositivo se mantenga como está

SANTANDER, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento de Cantabria ha expresado este lunes su oposición al aumento del impuesto de hidrocarburos incluido en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 con la aprobación de una proposición no de ley planteada por el PRC, que han apoyado PSOE, Podemos y el diputado Juan Ramón Carrancio pero que ha contado con el rechazo del PP y el representante de Cs, Rubén Gómez.

Además, con la aprobación de la iniciativa, la Cámara cántabra insta a los diputados nacionales por la Comunidad Autónoma a que presenten las enmiendas o iniciativas necesarias para que el tipo impositivo especial sobre los hidrocarburos se mantenga en el límite actual, de 24 euros por cada mil litros, frente al previsto de 72 euros cada mil litros.

Y es que, según ha denunciado el PRC en su iniciativa, el Gobierno del PP va a dar "un sablazo" de casi "22 millones de euros" a los cántabros con la aprobación de este aumento del impuesto en 4,8 céntimos por litro de gasolina y diésel.

Esta modificación del gravamen está planteada en los presupuestos del Gobierno nacional del PP y que cuentan con el apoyo de Cs a través de la eliminación del tramo autonómico, cuyo máximo está establecido en 4,8 centímos por litro y que Cantabria no aplica.

El portavoz regionalista, Pedro Hernando, ha asegurado que "los cántabros seremos los más perjudicados con la subida de este impuesto" debido al "sablazo, de verdad y por la puerta de atrás, que nos va a dar el PP, con el apoyo de Cs".

Hernando ha explicado que el cambio introducido en los PGE consiste en la supresión del tramo autonómico del impuesto, que en Cantabria no se aplica, integrando el máximo permitido, 4,8 céntimos/litro, en el tramo especial, que es obligatorio sin excepción para todas las comunidades autónomas, lo que supondrá que subirá el gravamen previsto de 2,4 céntimos/litro a 7,2.

La iniciativa de los regionalistas ha contado con el apoyo de todos los grupos de la Cámara a excepción del PP y del único diputado de Cs. Desde el grupo popular, la diputada Cristina Mazas ha criticado que el PRC lleve al Pleno cada lunes "un nuevo sainete" sobre los PGE y ha explicado que la eliminación del tramo autonómico de este impuesto y su inclusión en el tipo estatal especial es "para garantizar la unidad de mercado".

Y ha ensalzado que, a la par que se realiza esa modificación del impuesto, también se plantean "beneficios fiscales para quienes tiene tarjeta de transportista". "Pero esto no lo dicen porque no les interesa", ha acusado Mazas a los regionalistas, a quienes ha señalado que los PGE también bajan el IRPF, establecen ayudas para madres trabajadoras, personas con discapacidad o familias numerosas.

En la misma línea se ha pronunciado Rubén Gómez (Cs), que ha señalado la modificación de este impuesto busca acabar con el "fiasco fiscal" que España ha mantenido durante años y, para ello, "la Unión Europea nos impone esta armonización fiscal". Además, ha indicado que la subida será "de 0,048 euros por litro" lo que, a su juicio, "no tiene mayor historia".

Frente a la postura de PP y Cs, tanto PSOE como Podemos y el diputado Juan Ramón Carrancio han estado de acuerdo con la proposición no de ley del PRC. Desde el grupo socialista, su portavoz Víctor Casal ha considerado que, con esa modificación, el PP está haciendo "un intento burdo por recuperar un impuesto declarado ilegal por el Tribunal Europeo en 2014 y por el que los españoles ya tuvieron que pagar 13.000 millones en devoluciones".

"Están eliminando la voluntad de las comunidades autónomas de cobrar o no el tramo autonómico e imponiéndoselo a todos", ha lamentado el socialista, cuyas palabras ha suscrito el diputado de Podemos José Ramón Blanco, que ha considerado que se trata de "un sartenazo del PP" a los cántabros quienes, sin distinción, tendrán que abonar este "impuesto indiscriminado".

Por su parte, Carrancio ha opinado que, de llevarse a cabo esa modificación del impuesto sobre los hidrocarburos, se tratará de "un sablazo particularmente duro para los menos pudientes porque será un impuesto que tendremos que pagar todos por igual".