Seis jóvenes haciendo pintadas en las vías del tren obligan a cortar el tráfico ferroviario

Corte tráfico tren pintadas
GUARDIA CIVIL
Publicado 21/05/2018 11:56:40CET

SANTANDER, 21 May. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil sorprendió la semana pasada a seis jóvenes, uno de ellos menor, realizando pintadas en la zona de seguridad de la vía de Renfe entre Somahoz y las Fraguas, lo que obligó a cortar el tráfico ferroviario ante el riesgo peligro que suponía para ellos mismos y la circulación de trenes.

Según han informado hoy fuentes del instituto armado, cinco de los jóvenes tienen edades comprendidas entre los 18 y los 22 años, y todos ellos son vecinos de Los Corrales de Buelna, menos uno que es de la localidad de Campuzano. El sexto es un menor de 17 años.

El grupo fue sorprendido 'in fraganti' la tarde del pasado 16 de mayo realizando las pintadas y se les intervino dos botes de pintura de 5 litros cada uno, rotuladores permanentes para plasmar las firmas, así como diferentes utensilios para pintar.

La Guardia Civil ha anunciado que elaborará un informe denuncia a la Ley del Sector Ferroviario, al entender que los jóvenes han podido cometer una infracción muy grave por la realización de actividades no permitidas en la zona de seguridad de dominio público o en las zonas de protección de las infraestructuras férreas, sin autorización y afectando a la seguridad del tráfico ferroviario. Estas infracciones pueden tener una sanción que oscilarían entre 38.001 a 380.000 euros.

Sobre las 19.00 horas, la Guardia Civil fue alertada que en el tramo de la línea de ferrocarril entre Somahoz y Las Fraguas había un grupo de jóvenes realizando pintadas, por lo que se desplazaron al lugar varias patrullas, verificando que, además de estar realizando las pintadas, se encontraban dentro de la zona de seguridad de las vías.

Ante este hecho se estableció contacto con el responsable del servicio de Renfe para cortar la circulación momentáneamente al estar estos jóvenes en la zona de las vías, accediendo los agentes al lugar.

Al percatarse de la presencia de la Guardia Civil, los jóvenes emprendieron la huída en dos grupos: unos se fueron a la zona de monte, donde fueron interceptados después, y otros se lanzaron a un río próximo, siendo localizados por los agentes cuando volvieron nuevamente a las vías.

Tras ser identificados e intervenidas las pinturas y utensilios utilizados, a uno de ellos se le encontró también un trozo de hachís, por lo que se formuló el correspondiente informe denuncia por tenencia de estupefacientes.