STEC denuncia que Educación mantiene la masificación de las aulas

Escuela infantil, aula, clase, niño, estudios, percha, perchas, abrigos mochilas
DGA
Publicado 19/01/2018 12:52:54CET

SANTANDER, 19 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza (STEC) ha denunciado que todavía quedan más de 140 aulas que superan los 25 alumnos por clase -37 en Infantil y Primaria y 104 en Secundaria-, y ha criticado a la Consejería de Educación por incumplir el acuerdo de junio de 2016 para disminuir las ratios.

Según han explicado este viernes en rueda de prensa José Ramón Merino y Jesús Aguayo, en virtud de ese acuerdo, ningún aula de Infantil y Primaria debería tener más de 25 alumnos en el presente curso (el año pasado había 52), y sin embargo, todavía quedan 37: seis en Infantil, todas ellas con 26 alumnos; y 31 en Primaria -23 con 26 alumnos; cinco con 27; dos con 28; y una con 29 alumnos-.

El STEC ha mostrado su "decepción y falta de confianza" por este incumplimiento y ha criticado la "falta de sensibilidad" de la administración "en un tema tan importante para la calidad educativa".

Aguayo y Merino han recordado que el cambio de consejero en pleno comienzo de curso "no ayudó nada" y han opinado que la "parálisis" que se inició con Ramón Ruiz, ahora con Fernández Mañanes se ha convertido en "un estancamiento absoluto".

Han añadido que en Secundaria la situación aún es peor, si bien en este nivel no hay ningún acuerdo firmado respecto a las ratios. Según han señalado, de los más de 100 grupos de la ESO que pasan de 25 alumnos, 20 tienen 29, 30 y hasta 31 alumnos, y la ratio media en este nivel ha aumentando, pasando de 23,3 alumnos por aula del curso pasado a 24,2 en el actual.

Por otro lado, el STEC ha llamado la atención sobre la pérdida de alumnos en Infantil y Primaria, que han cifrado en 2.231 alumnos en cuatro años, pasando de 16.500 a 14.300 en números redondos, un 13,5%.

Según han indicado, este curso el descenso ha sido "mucho más acusado", -648 alumnos, y afecta por igual a las dos redes, la pública y la privada, y sin embargo, la administración no aprovecha esta circunstancia para reducir la ratio sino para eliminar aulas.

Para el STEC, estos datos reflejan la "parálisis e inacción" de la Consejería de Educación, cuyo titular, Francisco Fernández Mañanes, que tomó posesión en septiembre tras el cese de Ramón Ruiz, "parece que ha renunciado a revertir los recortes del periodo duro del PP y recuperar el terreno perdido en la anterior legislatura".

En su opinión, la "causa última" es el presupuesto que el Gobierno de Cantabria destina a la educación, que está "por debajo del 3,5% del PIB, cuando en el Pacto por la Educación alcanzado en el seno del Consejo Escolar se plasmó el compromiso de elevar el gasto al 5%, para situarlo en los niveles de la OCDE.

Por todo ello, el STEC ha pedido a la Consejería que cumpla con lo pactado "sin retrasos, excusas y excepciones", que empiece a trasladar el acuerdo sobre las ratios a Secundaria, y que de cara al futuro, abra negociaciones para que reducir la ratio máxima por debajo de los 25 alumnos empezando por Infantil, porque de lo contrario "nos vamos a encontrar un problema laboral a corto y medio plazo", han advertido Aguayo y Merino.

HORARIO LECTIVO Y OPOSICIONES

Los portavoces del STEC denuncian que tampoco se ha cumplido el acuerdo para la reducción del horario lectivo en los institutos a 18 horas, ya que la media ha sido de 19,09 horas, y han reiterado que hay un "déficit" de 165 profesores.

A la vez, han destacado que en otras comunidades autónomas se están firmando acuerdos con aumentos de plantilla de hasta el 10%, mientras que en Cantabria el profesorado ha crecido este curso un uno por ciento.

Sobre la baremación de méritos de cara a las oposiciones, Aguayo y Merino han explicado que la Consejería se mantiene "firme" en reducir a la mitad la puntuación por cursos de formación. El STEC ha propuesto como solución "intermedia" retrasar el cambio de baremación dos años para que los opositores puedan "readaptarse a la nueva situación" y enfocar su formación hacia master o idiomas, pero la Consejería lo ha rechazado.